Celia y el Cine Fantástico Australiano

El cine fantástico australiano se a caracterizado por una serie de constantes o rasgos diferenciales que le dan una entidad propia frente al cine que llega de llega de otros lugares del mundo.

Tal vez Peter Weir (El club de los poetas muertos) sea su director mas simbólico. Producciones como la inolvidable Picnic en Hanging Rock o La ultima Ola describen a la naturaleza como un agente vengativo y poderoso frente al que el ser humano es una mera anécdota.Pero la filmografía del fantástico australiano tiene otros directores y obras menos conocidas a nivel global que merece la pena reseñar o rescatar como la película que nos ocupa.

Celia: Es una película dirigida por Ann Turner  que toma como premisa el complejo universo de la adolescencia femenina narrado a través de situaciones oníricas que representan el complejo proceso al que el ser humano se enfrenta a estas edades. Filme deudor de producciones de temática similar  como En compañía de Lobos o Lemora una historia sobrenatural.

W5RxGQo

Tomando como punto de partida los años 50 donde en plena Guerra Fria la sociedad australiana vive una fiebre anticomunista que le hace ver enemigos donde no los hay.A su vez por estas fechas se achacó el virus de la mixomatosis al conejo europeo, muchas familias tenían conejos como mascotas y el gobierno decidió que había que acabar con ellos.

El exterminio de conejos es utilizado aquí como una metáfora de la persecución y el aislamiento de personas con una corriente ideológica determinada y a través de los ojos de Celia veremos el complejo mundo de los adultos lleno de contradicciones, todo narrado con una gran sensibilidad y ternura no exenta de momentos crueles.

Y es que Celia es una de esas películas dotadas de una fantasía y ternura muy características del cine fantástico australiano, por otro lado no hay nada mas fantastico y angustioso que el mundo de un niño en pleno despertar hacia ciertas realidades que no son precisamente gratas pero que forman parte de un rito iniciático que si es común a todos los seres humanos.

 

Oskar Kaos

Deja un comentario