Dioses de Egipto (Alex Proyas)

La nueva película de Alex Proyas (El Cuervo, Dark City) no es tan mala como pretendían hacernos creer, si bien es cierto que no es ninguna obra maestra y es muy diferente a lo que su director nos tiene acostumbrados, no es el horror cósmico que parecía. En realidad, en el caso de esta película, no importa realmente si es buena o mala, lo que de verdad importa es que cumple a la perfección con su cometido, divertir y entretener.

gods-of-egypt-trailer.jpg
Efectivamente no hay diversidad de etnias y nadie se cree que Gerard Butler o Nikolaj Coster-waldau pasen por egipcios, y aún menos Geoffrey Rush, como Ra: Dios del Sol, y ¡si! Hay momentos delirantes en los que parece más bien sacados de Caballeros del Zodíaco o los Silverhawks, pero…¡Oigan, es que es una película de corte fantástico!, es pura fantasía. A quién le importa en esta cinta si hay o no egipcios, o si los guionistas han tomado psicotrópicos cuando la escribían. La historia que nos cuenta está tan bien, que ciertas cosas hasta se la pueden perdonar. Empatizamos con cualquiera de los personajes, porque son honestos, y muy emocionales, llenos de vida y humanos; incluidos los propios dioses interpretados por Buttler y Coster-Waldau.

IMAGEN-16514556-2.JPG

Seguramente el gran público, esperaba encontrarse con algo como Gladiator o Cleopatra, lo cual demuestra en parte, que muchas veces las expectativas no son buenas consejeras a la hora de pasar por las butacas y se tiende a olvidar u obviar que es lo que realmente se va a encontrar cuando se va a ver una película de estas características. Esto es Dioses de Egipto: Es divertida, épica y llena de acción. Por cierto habrá a quien le recuerde en ciertos aspectos a Stargate: Puerta a las estrellas, y es que una de las cosas en las que quizás se nota es en la estética, un campo que Proyas domina muy bien. Una película de 126 minutos que se pasan volando, ni se entera uno cuando la ve, aquí lo realmente importante es la historia y lo que ocurre con sus personajes. Y amigos/as, en esto el señor Proyas es un maestro, como ya demostró con El Cuervo o Dark City.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.