1985 Marvel y la nostalgia ochentera

El éxito de la reciente Stranger Things a reabierto el debate entre los aficionados sobre si esta clase de producciones reflejan de manera un tanto idealizada la época en la que transcurren sus historias. La mirada sobre una época determinada corre el peligro en muchas ocasiones de evocar la nostalgia de manera sesgada. El voz a voz de Internet que ya se ha convertido en un órgano tanto o mas importante que el del Cuarto Poder genera debates intensos donde la mesura y la equidistancia no son habituales. Pero no olvidemos que al final los productores de esta clase de historias consiguen su objetivo en la medida en la que el espectador medio se acerca a esa obra de la que todo el mundo habla para bien o para mal.

f51be4d3b1b92d6510a789698dc7ef5b.jpg

Hace unos años, el guionista Mark Millar escribió una serie cuya temática y contenido iban dirigidas a un publico muy similar que el de Stranger Things: Aquellos adolescentes que habían crecido en los años 80 leyendo cómics Marvel. Precisamente a mediados de dicha década la Casa de las Ideas se encontraba en estado de gracia. Jim Shooter y su revolución editorial triunfaron en el mercado con una maxi-serie que en principio no dejaba de ser una mera  concesión a una compañía juguetera…Secret Wars.

mb mb.jpg

La historia narraba una batalla en principio simplona y excesivamente maniqueista entre los superheroes y supervillanos de la Marvel, batalla orquestada por un Dios caprichoso.  A pesar de la débil premisa muy similar al estilo de su antecesora Contest Of Champions el buen hacer de Shooter y el elegante estilo de Mike Zeck convirtieron la saga en todo un fenómeno entre el Fandom que tuvo consecuencias a posteriori en las colecciones regulares de algunos de sus personajes y contó con una secuela de nivel inferior.

198503.jpgMillar atrapa el espíritu de las Secret Wars y lo introduce dentro de un concepto narrado hasta la saciedad por esas fechas. “1985 El año de nuestra vida” cuenta la historia de un chaval que habita en un pueblo de los Estados Unidos. Su padre es un perdedor entrañable que le a contagiado la magia por los cómics. Un día descubre que un caserón abandonado a sido tomado por un grupo de supervillanos llegados de otra dimensión, por supuesto nadie le cree..

lizard-holds-a-hostage.jpg

Como se puede comprobar la premisa no es novedosa, ni tan siquiera en los 80 lo era. deberíamos de remitirnos a un  clásico de los años 50 como  “Invaders From Mars como historia fundacional para múltiples autores que décadas mas tarde narraban la llegada de lo imposible a nuestro mundo contado a través de los inocentes ojos de un niño. Los ejemplos son múltiples: E.T., El misterio de Salem’Slot, IT, El carnaval de las tinieblas..en esta obra Millar hace exactamente lo mismo que en las citadas y convierte con gran acierto al Doctor Muerte y sus compañeros en seres amenazantes que han surgido de la materia con la que se tejen los sueños y las pesadillas de cualquier aficionado a la fantasía.

invaders_from_mars_poster_04.jpg

Publicada hace 8 años hay quien a considerado esta historia como la respuesta al “Marvels” de Busiek de manera poco acertada. Si la obra de Busiek se dirigía al Fandom de los cómics y su legado a través de las décadas, este tebeo busca el inconsciente colectivo de una generación que creció en una época marcada culturalmente por el impacto de los nuevos realizadores del Hollywood de la época y los escritores como Stephen King. Los rasgos en ese aspecto al igual que sucede con la cacareada “Stranger Things” están muy acentuados y todo lo que se podría decir en favor de este cómic también a su vez y de manera lógica sera contestado por los críticos con esta narrativa que busca el punto mas sensible de una persona utilizando la nostalgia como hilo conductor y botón de ancla para contar lo mismo de nuevo.

13694419_825570194210682_623901969_n.jpg

Las diferentes miradas en torno a una época son necesarias, Stranger Things puede convivir perfectamente junto a películas como Donnie Darko o American Psycho. El tebeo que nos ocupa puede ser disfrutado sin necesidad de querer sumergirse en otra época determinada con intenciones retrospectivas en su acepción mas sentimental, ademas de ser una historia simple y entretenida que se lee del tirón algo que por encima de los debates entre retro-nostalgicos y críticos con dicho movimiento es lo mas importante.

Oskar Kaos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.