Historias para no dormir

Las Historias para no dormir que nunca dejaron de hacerlo:

“Mañana puede ser verdad”, fue el titulo de una serie de ciencia ficción realizada para la televisión argentina donde Chicho Ibañez Serrador adaptaba relatos clásicos de autores como Ray Bradbury o Heinlein. El genero siempre se ha prestado a interpretaciones de todo tipo: desde el simple entretenimiento hasta la critica mas despiadada o reflexiva sobre la condición del ser humano disfrazada de futuro distópico.

foto_chicho.jpg

Parte de ese espíritu fue trasladado tiempo después a la inolvidable “Historias para no dormir” de TVE. también el propio Chicho muy influenciado por sus experiencias personales y los autores citados creo relatos originales para la serie donde también avisaba de los horrores del progreso en capítulos que se apartaban del tono gótico y clásico de la producción.

historias-para-no-dormir-2016-05.jpg

El termino “desfasado” se podría aplicar a muchas producciones de ficción fuertemente influenciadas por el contexto de la época, las historias universales que logran traspasar su espacio temporal y siguen emocionando con la misma fuerza que el momento de ser realizadas suelen ser excepciones al alcance de individuos dotados de gran talento narrativo y visionario. Chicho Ibañez Serrador fue uno de ellos.

1454524133_274766_1454526372_sumario_normal.jpg

“El asfalto” emitido por vez primera en 1966 dentro de la primera temporada de la serie es una de estas obras atemporales. A través de la sencilla historia de un tipo que ve atrapada su pierna en un socavón y al que nadie puede o quiere ayudar es una de las mayores criticas a la insolidaridad como un factor terrorífico donde el ser humano es incapaz de ponerse en la piel de otro.

hqdefault.jpg

El análisis mas crítico con un futuro donde el peligro de lo que se conoce como “Dictadura de la Imagen” era todavía lejano en la España de 1968 es narrado en la formidable “El Trasplante”. Asistimos a un futuro donde trasplantarse partes del cuerpo se a convertido en una moda enfermiza. Todo el mundo practica este habito y un día un hombre que luce una incipiente calva y que considera la imperfección como parte de su humanidad y esencia sufrirá las consecuencias de no aspirar a eso que la mayoría aspira. Pocas historias narradas hace ya mas de 40 años consiguen asombrar y aterrorizar por igual. Visionar un capitulo en principio inofensivo (Chicho apostaba por revestir de un tono cómico y surrealista estas historias apartadas del suspense tradicional) y pensar como en el año 2016 la distopía planteada en esta historia a llegado para transformar nuestra sociedad convierte “El Trasplante” en un capitulo espeluznante.

el_trasplante_historias_para_no_dormir_tv-546744473-large.jpg

“El televisor” estrenada en 1974 fue especialmente atacada por la critica del momento. En este relato acompañado del ribete fantástico de rigor o final sorpresa necesario, Chicho alertaba del poder maléfico de la dicho objeto como un ente vampirizador y lobotomizador que absorbe energías y rompe la comunicación del individuo que ya no vive su propia realidad sino aquella que le transmite la tecnología moderna. Aquellos críticos con la historia argumentaban de abiertamente exagerado la teoría de un ciudadano que vive por y para la tele. España siempre a sido un país que puede alabar el mismo mensaje en una cinta de Cronemberg o en una producción tan conocida como Matrix y a su vez denostar o desconocer la sabiduría de producciones autóctonas realizadas para la pequeña pantalla y con menos medios. Este es un mal endémico de difícil solución.

bscap0057.jpg

Estas historias son una buena muestra de como el talento y la critica mas exacerbada al mundo que nos rodea o el mayor canto a la humanidad y sus virtudes pueden ser narrados en producciones cuyos contenidos en principio están realizado exclusivamente para pasar el rato. Por otro lado Historias para no dormir sigue siendo un referente televisivo descubierto por nuevas generaciones hartas de productos consagrados al efectismo mas zafio y predecible y poblados de personajes estereotipados y creados para vender camisetas o realizar videojuegos.

Los ejemplos por desgracia son innumerables..

Oskar Kaos

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.