Victoria

La realeza está de moda, y no nos referimos a la nuestra, sino a la seriefila, en lo que a de año, se estrenaron “The Crown”, la tercera temporada de Reign, también la tercera de The Royals y haciendo lo propio aunque en una línea más particular Outlander; ahora le llega el turno a “Victoria”.

1471865047_863767_1472221396_sumario_normal.jpg

Victoria es una mujer fuerte e independiente, llena de vida, pero también es implacable y no se deja influenciar o manipular,incluso desafiante; la única persona a quien le pide consejo es a Lord Melbourne (Sewell) porque le ofrece una perspectiva única, el cual es consciente de la persona tan excepcional que resulta su majestad. Por supuesto hay quienes no están a favor de su nueva reina, conspiran y maquinan entre las sombras estableciendo alianzas en favor de sus propios intereses, entre los cuales su propio tio, el Duque de Cumberlan (peter Firth).

Meet_the_cast_of_Victoria.jpg

Victoria, interpretada por Jenna Coleman a quienes todos recordamos por su “Clara Oswald” en Doctor Who, interpreta a la reina Victoria  que subió al trono a los dieciocho años. Lo primero, recomendaros que la viéseis en versión original subtitulada, actuaciones como las de Coleman o las de Paul Rhys (atención a la voz tan increíble ” y de malo que tiene su personaje Sir John Conroy) junto a Eve Myles (que también participó en un spin-off de Doctor Who: Torchwood) o a la increíble interpretación de Rufus Sewell como Lord Melbourne hacen que se disfrute en su plenitud en v.o.s.e.

895.jpg

Una cuidada producción, hasta en el más mínimo detalle, desde la puesta en escena al vestuario, todo para recrear a quien le debemos la “era victoriana” con sumo cuidado. En un primer momento, podría parecer algo tediosa, pues la presentación de los personajes y de la situación es algo lenta, quizás algo falta de ritmo, pero a medida que avanza se va haciendo más y más interesante, intrigas, ambiciones, alianzas, amores y desamores se mezclan con las sobrecogedoras y poderosas actuaciones del duo formado por Coleman-Sewell.

 

Deja un comentario