The Aladdin Effect

El fenómeno de las librerías especializadas cambió para siempre la industria del cómic norteamericano. Marvel, abierta a los nuevos formatos que este mercado ofrecía, comenzó a editar con mayor asiduidad productos destinados en venta exclusiva para esta clase de tiendas: Historias con una mayor libertad creativa y papel de mejor calidad, sin anuncios y a un precio más elevado. La etapa brindó títulos inolvidables y comentados hasta la saciedad como “La muerte del Capitan Marvel”, “La sensacional Hulka” o “Dios ama, el hombre mata”. también dejó títulos que pasaron más desapercibidos, ya que, su calidad artística no estaba a la misma altura

490863-aladdin.jpg

The Aladdin Effect, sería una de ellas Guionizada por David Michelinie y dibujada de Greg LaRocque, el tebeo pasa por ser un pequeño homenaje a las, por entonces heroínas más sexys del universo Marvel: Una Hulka miembro de los 4f, La coqueta Avispa y la seductora Tigra de los Vengadores, más, el añadido de la sensual Tormenta de los X-Men, se daban cita en una aventura tópica pero no del todo desdeñable. Las cuatro mujeres son atraídas a un misterioso pueblo que vive aislado del resto de Estados Unidos. Este aislamiento forzoso ha provocado un paisaje apocalíptico que refleja la incapacidad de sus habitantes para poder abandonar dicho lugar sin saber el motivo. La descripción del paisaje se asemeja a las películas de Charles Bronson (muy de moda en aquellas fechas) con un sheriff local tratando de establecer un pequeño orden dentro del caos generalizado. Su hija pequeña admira a las heroínas marvelianas, y sueña con que, su llegada les saque del ocaso. El tebeo busca explotar las virtudes epidérmicas de sus protagonistas y a su vez enmascararlo en un ligero tono feminista pero la ambivalencia de la época en la que fue escrito y el previsible público masculino al que va destinado, convierten el relato en una mezcla de justicieros callejeros y ciencia ficción con toque sexy, esto, hace que la historia tenga un aroma a producción de serie B ochentera que visto en retrospectiva lo convierte entrañable a los ojos de hoy en día. Drama, acción y un ligero toque cómico para esta novela gráfica de menor relieve cuya mayor virtud es contemplar a las chicas Marvel dibujadas por LaRocque.

Deja un comentario