Twin Peaks, el regreso: Impresiones

Tras ver los dos primeros episodios, de la tercera temporada Twin Peaks, nos ha quedado claro que David Lynch ha regresado por la puerta grande, el primer episodio es fascinante e inquietante a partes iguales.

dalecooperconcdecultura

Lynch  y Frost, siguen en plena forma, han pasado 25 años desde el final de la serie original, pero han sabido retomar las riendas y reconectar con los seguidores de la serie: El primer episodio, comienza con un breve prólogo casi profético que, nos devuelve al agente Cooper en la habitación roja, para después volver a escuchar la música de Angelo Badalamenti, esa mítica sintonía que hace que  a uno se le ponga el pelo como escarpias.

laura palmerconcdecultura

Ya de entrada, nada más empezar el uso de esa atmósfera inquietante de la que Lynch hace gala, los planos y perspectivas que en ocasiones resultan hipnóticos y seductores, dan una sensación al espectador de onirismo, que no puede evitar sentirse atraído por el “que va a ocurrir a continuación”. David Lynch ha sabido muy bien, cómo encauzar por completo las nuevas tramas con la esencia clásica, dándole un tono moderno y respetando la propia mitología de la serie.

habitacionroja

Twin Peaks es un puzzle cuyo entramado es obscenamente complejo, cada episodio, cada detalle que ocurre es una pieza de un todo, que no permite al espectador ver más que un esbozo, y sólo lo que quieren que vea; nuestro consejo es no intentar comprender absolutamente todo lo que pasa, pero si estar atentos a las pistas que van dejando a lo largo de todos y cada uno de los episodios. En el capítulo dos, podemos encontrar pistas y claves para comprender lo que ocurre en el primer capítulo. Por otra parte hay que dejar clara una cosa, y es que para quien no haya visto la serie original, no es recomendable que empiecen a ver de entrada esta, ya que puede llegar a perderse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.