La maravillosa Sra. Maisel vuelve con fuerza en su segunda temporada

¡Qué ganas tenía de volver al Nueva York de finales de los 50 de la mano de Midge Maisel y sus afilados y divertidos monólogos! La espera ha sido larga pero ha merecido la pena y La Maravillosa Señora Maisel ha vuelto con fuerza y dejando claro por qué el año pasado fue una de las comedias más alabadas por público y crítica.

El inicio de la segunda temporada nos traslada a París y Amy Sherman Palladino ha tenido la excusa perfecta para explorar todos los clichés sobre Francia y los parisinos, con ese toque de humor tan característico de la creadora de Las Chicas Gilmore. Y además nos da la oportunidad de ver una brillante secuencia en un club nocturno de la capital gala en el que Midge intenta explicar su caótica vida. Un arco argumental que sorprende e incluso resulta chocante. Y es que salir de Nueva York así tan de sopetón es raro, algunos lo han calificado hasta de innecesario, pero en realidad nos da la oportunidad de presenciar el cambio que ha sufrido el personaje de Rose, que está harta de ser solo la esposa y madre complaciente y quiere dedicarse a explorar nuevas inquietudes.

Eso sí, no nos olvidamos de la Gran Manzana donde Midge sigue intentando consagrarse como comediante y, además de su complicada situación sentimental y familiar, tendrá que enfrentarse a los prejuicios y el machismo de sus propios colegas de profesión. Solo diré que el monólogo que hace en el segundo capítulo es para enmarcarlo y refleja muy bien lo difícil que lo tenían (y lo tienen) las mujeres cómicas para hacerse un hueco en un mundo en el que parece que solo los hombres pueden ser graciosos.

maisel

De hecho este es el hilo conductor de la temporada, las dificultades para encontrar el equilibrio entre una profesión que le apasiona y en la que cree que puede triunfar y sus obligaciones como madre, hija y señorita bien del Upper East Side. Los capítulos ambientados ambientado en Catskills, ese complejo vacacional tan idílico y horrible a la vez es una gran muestra de ello. Midge se resiste a dejar atrás su vida de siempre, sus costumbres, sus vacaciones y celebraciones en familia y a la vez quiere hacer algo totalmente distinto y que se sale del molde tan ajustado en el que una mujer como ella en esa época debe permanecer. Todo mientras desde ambos lados son escépticos con ella, por un lado nadie cree que una mujer pueda triunfar en eso de la comedia y, por otro, su familia tampoco cree demasiado en lo que hace.

Le queda el apoyo incondicional de Susie (grandiosa Alex Borstein), que esta temporada vuelve a ser uno de los personajes más divertidos e interesantes de la serie. Está empeñada en llevar a Midge al estrellato y no parará hasta conseguirlo, algo que le lleva a chocar de lleno con su estilo de vida y con las responsabilidades familiares que tiene y ella no acaba de comprender. Además de luchar contra el hecho de que tampoco tiene un apoyo económico suficiente para conseguir buenos trabajos o que sus colegas de profesión le tomen en serio.

 

maisel2

De hecho, otro aspecto muy interesante de la temporada es ver como Midge baja de la nube de privilegios con los que siempre ha contado. Ese viaje de ambas, recorriendo varias ciudades y haciendo bolos en lugares horribles, donde pasan penurias, son menospreciadas, apenas tienen dinero y casi no tienen ni un coche con el que moverse, es todo un choque para la protagonista, que nunca se ha visto en una situación similar.

La relación entre Midge y Susie es uno de los puntos más fuertes de la serie y esta temporada no iba a ser menos. En este caso, hemos podido ver esa evolución y cómo las diferencias entre ambas se han hecho más que notables, hasta el punto de que ha habido un distanciamiento y la temporada acaba con ellas en

Conociendo mejor a los personajes

Si en la primera temporada se centraron un poco más en presentarnos básicamente a Midge y su mundo, se puede decir que en esta segunda tanda el protagonismo está algo más repartido y han ahondado más en las inquietudes de todos los personajes, desde los padres de la protagonista, pasando por su ex y hasta dejándonos unas pinceladas de la familia de Susie, algo que resulta interesante, porque no sabíamos gran cosa de ella más allá de que trabajaba en el Gaslight.

En estos 10 capítulos vemos como los Weissman han ido cambiando, primero Rose, que después de años dedicándose a su familia, decide dar un cambio radical, estudiar arte, explorar otras inquietudes. Por otro está Abe, que poco a poco se va hartando de su situación laboral, a la vez que es incapaz de comprender todo lo que pasa con su familia, especialmente con sus hijos.

maisel4

Con la introducción del nuevo interés amoroso de Midge, Ben (interpretado por Zachary Levi), vemos como intenta volver ‘al buen camino’, es decir, volver a ser una mujer casada que es lo que se supone que se espera de ella y lo que le solucionaría la vida. Y sí, hay química y seguramente podría haber amor hacia Ben, aunque queda claro que no es suficiente y que Midge tiene otros planes más importantes que volver a pasar por el altar.

También sigue ahí su ex, Joel, que a pesar de todo el daño que causó a Midge, es otro de los pilares en los que se apoya la protagonista para seguir adelante. Además de ser otro de los pocos que de verdad cree que en su talento para la comedia. Con el final de la segunda temporada queda claro que no todo está zanjado entre ellos y que aún queda mucho por resolver sobre su relación. En este aspecto va a ser muy interesante cómo exploran todo esto en la próxima temporada, aunque reconozco que toda la trama de Joel intentando hacer algo con su vida me parece lo menos interesante de la serie.

La comedia del momento

La segunda temporada sigue la línea de la primera, que curiosamente al principio pasó bastante desapercibida (Amazon inexplicablemente apenas promociona sus propias series) y que con el paso del tiempo y gracias a que ha conseguido hacerse hueco y ganar en los premios más prestigiosos como los Globos de Oro o los Emmy, ha aumentado considerablemente su popularidad. Y se lo merece.

La Maravillosa Sra. Maisel es una de las mejores comedias que hay en antena y todo reconocimiento es poco. Su primera temporada nos regaló momentos brillantes, con una protagonista que derrocha magnetismo (gran trabajo de la actriz Rachel Brosnahan) y con ese ritmo imparable y ecléctico tan característico de su creadora, Amy Sherman Palladino.

Rachel Brosnahan Mrs Maisel

En definitiva, la serie ha vuelto por todo lo alto, derrochando humor y calidad por los cuatro costados y demostrando que aún queda mucho que contar sobre el camino de Midge hacia el éxito, tanto laboral como personal. Seguro que será complicado, desafiante, pero también muy divertido y lleno de diálogos rápidos y casi imposibles de seguir. Así que tits up!

 

 

Author: Naru

1 thought on “La maravillosa Sra. Maisel vuelve con fuerza en su segunda temporada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.