Reseña de ‘Jungla de Cristal’ – ¡Yippee Ki Yay! Motherfuc***er

¿Es Jungla de Cristal una de las mejores películas de acción de finales de los 80 y que fue una película que revoluciono el cine de acción de los 90? Pues la respuesta efectivamente es sí.

Siempre hemos tenido un quebradero de cabeza del por quÉ se llamó Jungla de Cristal, su título original es Die Hard, en algunos países se quedó, en Latinoamérica por ejemplo lo tradujeron conforme suena Duro de Matar, pero aquí en España, con dos ***nes le pusieron Jungla de Cristal, nuestra teoría y la de muchas personas más es la siguiente: Ningún título de los anteriores pega como bueno y que enganche aquí en España, así que, por qué no, la película trata sobre un agente de policía John McClane (Bruce Willis) decide visitar a su ex esposa Holly Gennaro (Bonnie Bedelia) en Los Ángeles para arreglar su relación, esta se encuentra en una fiesta de Navidad en el famoso edificio Nakatomi Plaza (Por si no lo sabíais es la sede principal de Twentieth Century Fox), durante la fiesta un grupo de terroristas encabezados por Hans Gruber (Alan Rickman) asalta la fiesta, aquí es cuando empieza la acción y durante todo el largometraje va a más, el edificio es totalmente de cristal con grandes ventanales, se convierte en una jungla de disparos con explosiones y terroristas volando por los aires, así que, aquí tenéis el titulo para España, Jungla de Cristal.

Una curiosidad muy importante que tiene la película es que Bruce Willis no era el primero en la lista para encarnar al protagonista, al principio fue propuesta a Arnold Schwarzenegger como segunda parte de la película Comando pero este rechazó el papel, luego le siguieron otros actores del momento del cine acción, a Sylvester Stallone, Harrison Ford, Richard Gere, Burt Reynolds, todos lo rechazaron y el papel le llegó a un desconocido Bruce Willis y este acepto gustosamente. La productora no tenía mucha fe en él, era un actor que solo era conocido por sus papeles en series de comedia y cine como Luz de Luna o Cita a Ciegas.  La película con un presupuesto de 28 millones de dólares recaudo a nivel global 140 millones convirtió a Bruce Willis en una estrella del cine de acción.

Para seguir con más curiosidades, sabed que los terroristas supuestamente eran terroristas alemanes, pues bien, de todos los que eran solo dos eran alemanes, el resto ni lo hablaba, fueron elegidos por su tamaño físico.

Karl-Vreski-in-Die-Hard-1988

Y seguimos hablando de villanos, toca hablar del jefazo, Hans Gruber, interpretado por el magistral Alan Rickman, Joe Silver, productor de la película junto al director John McTiernan fueron a una representación teatral donde Rickman hacia del villano principal, tras finalizar la obra, les gustó tanto el papel del actor que tanto productor como director tenían claro que el actor fuese el villano del film, a Rickman no le hacía mucha ilusión ser villano ya que esta fue su primera película para la gran pantalla, al final acepto y fue una actuación que ha sido alabada durante años, decir también que antes de Rickman, estaban barajando la posibilidad que el villano fuese interpretado por Sam Neill, pero este lo rechazó.

Y llegamos a una de las partes más importantes del personaje John McClane, una parte que ha pasado a la historia del séptimo arte, es nada más y nada menos que la frase mágica que todos hemos dicho en más de una ocasión ¡Yippee Ki Yay! Hijo de puta, cada vez que McClane se encarga del villano principal la suelta. Hay muchas teorías de los fans donde se dice que el verdadero significado de la expresión es una traducción de ¡Cómete eso! En urdu (lengua de Pakistán). Pero, la interpretación que tiene más sentido es con el argot vaquero, un grito de júbilo del oeste, ya que el protagonista utiliza la expresión poco después de hablar con el villano y este le dice que deje de ver tantas películas de vaqueros.

Llegados a este punto entendemos que los que estáis leyendo esto ya habéis visto la película más de una vez, toca hablar de una de las escenas más memorables del film, es la caída a cámara lenta de Hans Gruber desde una de las ventanas del rascacielos, en esta escena, Rickman se dejó caer desde una altura aproximada de siete metros, pero para darle más realismo a la cara de susto del actor, la persona que le sujetaba le jugó una mala pasada, supuestamente contarían hasta tres y lo soltaría pero no fue así, la persona no llegó ni a contar dos.

gn-gift_guide_variable_c

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Gwyneth Paltrow dejará de ser Pepper Potts

La actriz que da vida al amor de Tony Stark, más conocido como Iron Man,...

Cerrar