‘Gigantes’: Entrevistamos a los hermanos Guerrero y al director Enrique Urbizu

‘Gigantes regresa a Movistar + con su segunda temporada el 22 de marzo de 2019. Los hermanos Guerrero vuelven con más fuerza que nunca. Y para celebrarlo, volvemos a  entrevistar a Enrique Urbizu, director de la serie y a sus protagonistas, Daniel Grao e Isak Férriz.

'Gigantes' Entrevistamos a los hermanos Guerrero y al director Enrique Urbizu CONCDECULTURA

 

ConCdeCultura: Los guerreros se han visto separados y enfrentados. En vuestra opinión, ¿cuál creéis que ha sido el punto de inflexión antes de volver a aunar fuerzas?

Isak Férriz: “Pues seguramente el reencuentro. Tenemos un reencuentro en el capítulo dos de la segunda temporada y a partir de ahí, por una peripecia del guion que no os puedo contar, cambia la dinámica, cambia su destino y posponen su duelo final en una huida, en un viaje en busca de la supervivencia de ida y vuelta. Eso permite una road movie con tintes de western y de vuelta al barrio.”

Daniel Grao: “Este cabrón me deja tieso, porque el poder que tenía Tomás Guerrero que había ciertas cosas que con una llamada le quemaban el poblado gitano, ¿no? De pronto le falta una pata y tiene que huir solo y se tiene que ensuciar las manos de sangre él mismo.”

Enrique Urbizu: “El punto de inflexión es que como le dice en cierto momento a Tomás: “Éramos gigantes, no teníamos que pedir ayuda a nadie” y dice ella: “Ahora mendigamos como las monjas”. En esta situación se encuentran un poco estos dos hermanos huidos y eso sí que es nuevo para la familia Guerrero porque están en una situación inversa a la que han solido estar toda su vida, en control del monopolio del poder. Ahora les están zurrando a ellos.”

CDC:  En esta segunda temporada hay muchas complicaciones, muchos frentes abiertos, tenéis a los Romero, a la inspectora Márquez… Pero, en vuestra opinión, ¿cuál ha sido realmente el enemigo a abatir en esta nueva temporada?

IF: Sigue siendo Abraham, para mí. No hay rival que le pueda igualar a toda una educación a palos sin permitir que entre un ápice de emotividad ni de cariño, ¡imagínate cómo debe de ser eso! Una educación sin figura femenina que te acompañe y te enseñe como conectar con todo esto y al revés, con un padre tan aterrado y tan aterrador.

CDC: Esta temporada nos ha parecido como más lenta, pero más intensa y, en algunos momentos, incluso más visceral que la primera temporada. ¿Qué es lo que te ha impulsado a llevar a esos personajes tan al límite, tan al extremo? Porque, de hecho, hay una escena en la que el personaje de Daniel Grao le revienta directamente al personaje de Roberto Enríquez, en plan uno de los nuestros.

EU: «No los llevo yo al extremo, los llevan los guionistas siendo fieles respecto a lo que les pasa a los personajes, no es nada forzado yo creo. Y eso lo hablas con Barros y con Gaztambide y te lo dicen, joder, pues con lo que tiene a mano. ¿En un mini bar qué hay? Botellas, son de plástico casi todas, el “abriturris”, el cuchillito y la mantequilla. Pues con esto… la idea es cojonuda, pero es de guion. ¿Cómo se rueda, que esa ya es mi parte? Pues muy sencillo, eso pon que nos costó una toma. Salió sola, estaba todo, no había por qué hacer mucho más».

«Cuanto más inesperada, más cotidiana y más brutal es, más impacto tiene la violencia. Si sin ninguna excusa le mete un martillazo en la cabeza dices: ¿qué hostias es eso? Si empezamos a hacer cámaras lentas y coreografías y tal ya se nos ve más el pastel. La violencia yo creo que en “Gigantes” es funcional, creativa, fría… Pues bueno, si no tengo otra cosa,con esto. Y eso yo creo que es una de las virtudes que tiene. Y hay más. Podemos hacer un catálogo de maneras de aniquilar gente». (Risas)

 

Author: Alberto Perni

cinéfilo empedernido,serieadicto, enganchado a los cómics, los libros de Scifi y fantasía, fan de la música de los 80, y Friki por naturaleza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.