[Crítica]: Nación Salvaje

Hoy 29 de marzo se estrena en cines gracias a Versus Entertainment, Nación Salvaje, que desde su paso por los festivales de cine está dando mucho que hablar, siendo actualmente un filme imprescindible para las generaciones actuales sobre todo.

Sam Levinson dirige esta cinta en la que cuatro amigas tendrán que sobrevivir en la ciudad que tanto las odia. Bienvenidos a Salem.

Estas cuatro amigas adolescenes, cada una con su vida normal, se verán envueltas en una vorágine de acontecimientos que azotan a la ciudad de Salem tras perder sus cuidadadnos los papeles por acusarlas de un robo de información privada; siendo así perseguidas al igual que las brujas pero en los tiempos actuales.

Desde que comienza la película, lo que hará que te quedes en el asiento hasta el final es la gran dirección que tiene junto a su espléndida foografía. Los planos y los recursos usados en ambos aspectos son fascinantes y consiguen que entres en la atmósfera de la película, haciéndote sentir un personaje más. Es más, ya no es solo eso, si no que empatizas mucho con las protagonistas por lo que les sucede a ellas y a su alrededor.

Las escenas esán muy bien conectadas y dirigidas,  el único punto malo a destacar es que toda la «acción» empieza tarde. Pero bueno, tampoco son muchos minutos desde que empiezan a ocurrir cosas hasta llegar al clímax, que por si fuera poco van creciendo exponencialmente. Una de mis partes favoritas es un plano secuencia magnífico dentro y fuera de una casa, del que no daré detalles pero es de lo mejorcito de la película.

Una cinta que ahonda en lo peligrosas que pueden llegar a ser las redes sociales, yendo a puntos muy extremos, así como la sociedad que nos rodea con los ideales que tiene que cambiar frente al machismo, la doble moral de la población y la hipocresía que gira alrededor de todo esto. Un arrebato feminista en el que las protagonistas luchan para estar vivas, cosa que parece difícil en la sociedad. Seguramente muchas situaciones os suenen a casos mediáticos o incluso cercanos.

Además, el reparto es brillante y cuenta con las apariciones de Bill Skarsgard y Bella Thorne, con dos papeles que dan mucho de sí y que esán muy presentes en ambientes sobre todo adolescentes. Porque otro tema que tocan entre muchísimos es el acoso escolar o el bullying. Todo son temas que afectan de una manera o de otra al mundo que tenemos actualmente y que hay que empezar a cambiarlo de alguna manera.

Una película metafórica en clave de acción que culmina con muchas críticas tano sociales como políticas, siendo en éste último caso de cara a los Estados Unidos y Trump. Si hay una película que tenéis que ver este año de manera obligatoria, Nación Salvaje es vuestra mejor opción. Y si podéis llevar a amigos, mejor, porque seguro que no será en vano todo lo que puede dar de sí y enseñarnos esta joya.

Author: The Serial Master

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.