[Entrevista] Mario Casas: «el cine y la televisión ya están muy pegados, ya es lo mismo»

Mario Casas es Marco Mur, el protagonista de la nueva serie de Movistar+ , ‘Instinto’. Un thriller de alto octanaje  que se estrenaba en la plataforma el pasado viernes 10 de mayor de 2019.  Precisamente, con motivo del estreno, hablamos con su protagonista, con la productora de Movistar +, Susana Herreras y Teresa Fernández-Valdés de Bambú Producciones.

CDC: Hemos visto que tu personaje es bastante intenso,  se ve desde el principio, pero ¿quién o qué crees tú que se oculta bajo la máscara? ¿Es el verdadero Marco o es la sombra de lo que le gustaría ser siempre?

Susana Herreras (productora de Movistar+) y a Teresa Fernández-Valdés (Bambú Producciones

Mario Casas: «Yo creo que el que está debajo es el verdadero. Es en el momento en el que él es él, va tapado y nadie le reconoce y se relaja, ¿no? Yo creo que ese es Marco Mur, el que va con máscara, el otro no».

Susana Herreras: «También yo creo que hay algo debajo de la máscara del Marco Mur herido, o sea, que deja que la herida…»

Teresa Fernández El vulnerable, ¿no?

SH: «Claro, sí. O sea, está marcado por algo y él tiene esa marca muy muy dentro, muy oculta y muy tapada. Cuando se pone la máscara deja que esa herida, de alguna manera, por lo menos viva con él. Por eso el club es tan importante y las escenas del club son tan importantes y no son gratuitas, porque en realidad de lo que te están hablando es de un conflicto emocional y que cuando llegas al último episodio y lo ves, lo encajas.»

«Encajas esa necesidad de ir al club, esa necesidad de descarga. Igual que cuando lo ves haciendo deporte de una manera casi obsesiva o de desahogo. Entonces tiene mucho de debajo de la máscara. Está el Marco y está el Marco herido y a lo largo de la serie sí que hay una evolución, pero al final es lo que decía Teresa, que no tenemos una historia de amor clásica fácil, lo que tenemos es casi una historia de superación personal, de encontrarse a sí mismo y de hacer un poco las paces.»

CDC: Hace 6 años que no haces series, te has dedicado al cine. En estos 6 años la cosa ha cambiado mucho. Muchas productoras, muchas buenas series, exportación, plataformas de pago… ¿Cómo lo has observado desde fuera y, ahora, desde dentro?

Mario Casas: «Para mí ha sido un poco un instinto. He seguido mi instinto constantemente hasta el día de hoy y que mañana se estrena la serie. No me he planteado “ahora voy a hacer cine, ahora televisión”. Hace nada me decían: “Bueno, ahora eres un actor que vienes del cine y das el salto a la televisión”. Y yo: “No, no. Yo nací en la televisión, lo que pasa es que se nos olvidan las cosas muy rápido, pero yo empecé en la tele, me fui al cine y no es que ahora haya vuelto a la televisión, sino que la era cambia y cambia a lo digital. Y me parece que ahora los proyectos, se va el rodar, ahora se graba; entonces el cine y la televisión ya están muy pegados, ya es lo mismo.»

Para mí la manera de preparar los personajes, el trato… Creo que yo tampoco he tenido un impás de decir ahora cine, ahora televisión, se ha dado así, Sobre todo creo que se basa en los guiones para mí. Empieza a haber guiones desde fuera que, para mí como actor, empiezan a tener la misma calidad que el cine. Al final lo más importante podríamos decir que son los guionistas. Que haya grandes proyectos en este país se basa en eso, en que haya grandes guionistas, y me parece que hay muchos mejores guiones que se pueden llevar a televisión y no se quedan solo en el cine.

CDC: Hay escenas que recuerdan a  Eyes Wide Shout. ¿Cómo habéis trabajado el estilo visual y la estética?

TF: «No dudo que recuerden, pero desde luego nunca se trabajó hacia ese oriente y desde luego si analizamos  Eyes Wide Shout’, casi se presentaba todo como una liturgia, casi como un acto de secta casi satánico y nosotros para nada. Entonces el universo a lo mejor, porque era barroco y en nosotros es un palacio. Por ejemplo, ellos trabajaban con esas máscaras venecianas que daban incluso miedo, porque tenían esas narices larguísimas, plumas y nosotros, incluso en la propuesta estética nos hemos ido a otro lugar, nos hemos ido a unas máscaras en ese caso incluso más sencillas o mucho más juguetonas, porque ya veréis que salen máscaras de animales, en un caso la máscara de él es algo que se acerca más a la lucha mexicana, esa fue nuestra inspiración. Entonces bueno, todo lo que sea jugar con máscaras y sexo sí, nos va a llevar a Eyes Wide Shout, pero el club queríamos que tuviese una atmósfera también de castillo de vampiro, o sea de Conde Drácula, que yo decía “No hay nada más erótico que el Conde Drácula”.

«Hay una cosa que intentamos reflexionar con lo de las máscaras que es que tú eres socialmente una persona, pero ¿quién eres en la intimidad? La gente se hace una foto de ti, pero ¿quién eres en tu casa, en tu soledad? ¿Eres una persona feliz, infeliz, segura de ti misma? ¿Te has puesto una máscara de cara a los otros? ¿Quién te acompaña? Ninguno nos preocupamos cuando vamos a cualquier lugar y vemos a un empresario o empresaria de éxito, nadie se preocupa en pensar en ese momento “¿Y estará bien su madre? ¿Y cómo será la relación con su hermana?” Entonces no se sabe si esa persona es una hija de puta o una persona maravillosa y a eso es a lo que se juega en “Instinto”. Y yo creo que son puertas que se abren en esta serie y es sobre lo que trabajamos. Todos tenemos una cara social y quién eres tú en tu intimidad, porque es un personaje súper firme que toma decisiones y todo el mundo espera que tenga la clave de la verdad y todo lo que diga sea oro, pero luego en el fondo él vive en una confusión permanente, en una búsqueda de identidad total».

«Luego el que ve el capítulo uno dice “ah, está a favor de perdonar al protagonista” y no es eso, También tiene que ver con ese cliché que se hace social de “se supone que Marco es un tipo de éxito y perfectamente capaz de todo lo que quiera en la vida y se supone que su hermano es una persona limitada con un trastorno que no será capaz de nada en la vida”. Y lo que te cuentan a lo largo de la serie es que, en el fondo, son etiquetas sociales; porque a lo mejor está siendo capaz de ser mucho más feliz y de disfrutar de la vida de una manera ese niño con ese trastorno a ese adulto, consciente de todo lo que le ha pasado en la vida y que se está torturando. Incluso el hermano para el propio Marco va a servir como herramienta para medirse. ¿Cuánto realmente de mal estoy o no estoy cuando se supone que el que tiene muchísimas limitaciones llega a ser feliz y yo no consigo serlo?»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
NOVEDADES WARNER ESPAÑA

VANESA MARTÍN Y LA ACTRIZ ADRIANA UGARTE PROTAGONIZAN EL VIDEOCLIP DE SU NUEVO SINGLE "DE TUS OJOS" BY ...

Cerrar