¿Basada en hechos reales? – ‘Baby Driver’, la obra maestra de Edgar Wright y sus secretos

Fui muy afortunada de poder ver esta película en pantalla grande. Creo que la experiencia no habría sido la misma. La calidad de imágenes contenida en las persecuciones o diálogos es impecable. A esto añades la banda sonora y te encuentras ante una producción digna de nominación.

En este punto, supuso un fracaso. Tuvo poco reconocimiento en esta cuestión, algo injusto. A día de hoy la considero una de las mejores producciones del género de los últimos años, y creo que no estoy sola.

 

¿Qué la hace tan interesante?


Edgar Wright nos muestra una historia poco convencional. Baby (Ansel Elgort), un chico con problemas de oído es el conductor más solicitado entre los criminales de la ciudad. Le precede su fama de estar siempre con los cascos puestos y por ser el mejor en su trabajo. Ansel Elgort encarna a un personaje sensible; una persona que se encuentra en una situación complicada y difícil de cambiar. Cuando conoce a Debora (Lily James), su perspectiva de vida altera, por lo que busca encontrar salida a sus circunstancias.

a

Elgort y James


Conectan increíblemente bien y su química está presente desde el primer instante. ¿Podría haber sido igual con Emma Stone? Puede, nunca lo sabremos. Hago mención de esta cuestión, pues en un primer momento la actriz iba a ocupar el papel de Debora. Estaría hasta arriba con La La Land. Incluso se pensó también en Chloë Grace Moretz. Da igual, todos preferimos a Lily James.

 

La trama


Cuenta con suficiente acción para hacer de ‘Baby Driver’ una aventura tras otra. Cada secuencia está formada por porciones necesarias de interacciones de personajes, persecuciones al ritmo de la música y flashbacks para entender el pasado y presente de Baby.

1.jpg

Se nota el gran trabajo detrás del guión. Los 21 años de desarrollo han dado sus frutos. Sí, Edgar Wright estuvo desde 1995 perfeccionando esta idea hasta transformarla  en lo que se nos presentó en 2017. Según confirmó, cada una de las escenas están dirigidas basándose en la pista sonando en el momento. Por tanto, la música es un recurso esencial para la película. En está cuestión profundizaré más adelante.

 

Soundtrack


Hace más de dos años que vi ‘Baby Driver’ por primera vez y desde entonces no he parado de escuchar su playlist de canciones. La escena inicial es PURO ORO. Presenta todo el conjunto de elementos que va a desarrollar la trama; protagonista, secundarios, acción ininterrumpida y habilidades de Baby.

De hecho, fue la última secuencia en ser rodada. Simplemente inolvidable. Hace sombra al resto de persecuciones, por muy increíbles que sean y aunque estén inspirados en la realidad. Muchos de los escenarios de la película están basados en situaciones reales de verdaderos criminales. Mientras Wright escribía el guion, entrevistó a varios ex convictos sobre sus anécdotas, lo que otorga mayor calidad histórica a la trama.

1

Elenco y personajes


Kevin Spacey se incorpora al reparto; junto con Jamie Fox, Eiza González y John Hamm. Cada uno de ellos aporta lo necesario a la historia, consiguiendo contrastes que añaden en la intervenciones conjuntas con Ansel Elgort.

Es curioso como juegan con cada pequeño detalle de la película. Me refiero en este caso al vestuario. Según confirmó el director fue escogido con la función de reflejar cada una de las personalidades de los integrantes, siendo la ropa de Baby simple y con colores sencillos, asimilandolo así con la de un bebé. En referencia a Fox, siempre de rojo, simbolizando la violencia de su personaje.

 

En relación al montaje


Vital para otorgar el ritmo esencialmente único de la cinta. La música, siendo importantísima, ayuda en esta cuestión. Los cortes y cambios de escena están controlados por la banda sonora. Se ajustan a lo que la película quiere dirigirse. Para Wright era esencial que el ritmo de las persecuciones y las escenas de acción estuvieran sincronizadas con la música. Lograr esto no fue sencillo y producción tenía que estar constantemente midiendo las carreteras antes de rodar y cronometrar todo. Es decir, que no ocurre por casualidad.

1.jpg

 

Baby Driver me ha dejado con el recuerdo de escenas inauditas que saben combinar a la perfección música y acción. Es – sin duda – uno de los mejores proyectos presentados en 2017 y quizá lo mejor que ha hecho Wright hasta ahora. Ya tengo su carrera cinematográfica en mi catálogo de pendiente, así que esto podría cambiar. Hace tiempo se habló de una secuela, y yo, pues espero la mayor propuesta con que nos pueda obsequiar este maravilloso director. Yo me fío. Pero vamos, que aún no hay nada verificado. La duda queda en el aire.

Si no habéis visto ‘Baby Driver’, no sé a qué estáis esperando. Es un espectáculo cinematográfico en muchos sentidos.  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
[Review] ‘Hellboy’, diversión y gamberrismo sin complejos

Ocurre en ocasiones -más de las que nos gustaría- que la crítica -supuestamente- especializada masacra...

Cerrar