Un estudio del biopic musical

El biopic musical es un género cinematográfico que lleva existiendo durante décadas. Tratando la vida de los músicos más celebrados, estas películas bordan la fina línea entre película comercial y cine de alta clase. La gran mayoría de ellas ganan o reciben nominaciones de la Academia por sus protagonistas, y siempre suelen ganar gran interés público.

Tan sólo en los últimos 19 años, ha habido un gran boom en películas de este tipo. Hemos visto la llegada de Ray, Walk the Line, Straight Outta Compton, Get on Up, La Vie en Rose, Beyond the Sea, De-Lovely, The Runaways, I saw the Light, Notorious, All Eyes on Me y, la más reciente de ellas: Bohemian Rhapsody.

Además, ya se ha anunciado que Stardust, el biopic musical sobre David Bowie, está en producción, con una fecha de estreno estimada para el año que viene.

Todas estas películas buscan celebrar la originalidad de estos grandes músicos y artistas, y sus vidas tan únicas y especiales. Sin embargo, por alguna razón u otra, siempre acaban siendo… idénticas.

La fórmula del biopic

Al igual que con la mayoría de géneros de cine, según se hace más popular el tipo de película, se consolida una cierta fórmula a seguir para realizarla.

Esto se puede observar en géneros como las películas de superhéroes, o thrillers de espías, que cada vez resultan más similares y por tanto, se celebran películas que rompen con ese género y lo subvierten (Kingsman, por ejemplo, es una excelente parodia del cine de espías y a la vez es una fantástica película de espías en sí).

El biopic no es una excepción. Con el aumento de películas del tipo y su popularidad (Bohemian Rhapsody es el biopic más exitoso de la historia), se ha llegado a un punto en el cual se conoce perfectamente la combinación de elementos para crear un biopic musical.

En esencia, esto suele resultar en películas con la misma estructura, clichés y mensajes para todos los músicos que presenta…

  1. La tragedia en el pasado: El músico sufre una gran pérdida de joven o incluso niño. Esto puede ser una discapacidad, uno de sus padres lo abandona o la muerte de un familiar querido.

  2. El padre desaprobador: Uno de los padres del músico desaprueba de su gusto por la música, y busca que tenga un trabajo más tradicional.

  3. El descubrimiento: Se descubre el talento del músico, instantáneamente haciéndolo famoso..

  4. Montajes: Se ven diversos montajes de tours y conciertos, combinados con fiestas, alcohol, drogas, etc.

  5. La innovación: El músico busca diferenciarse, creando un estilo más único para sí mismo.

  6. Más montajes: Más drogas, el matrimonio sufre por los temas mencionados antes.

  7. El periodo oscuro: El músico se aleja de las personas con las que más se relaciona, no suele estar sobrio y generalmente acaba en rehabilitación.

  8. El retorno: El músico se recupera, hace un concierto increíble ante miles de personas y llegamos a los créditos.

  9. Epílogo: Los créditos finales suelen contar lo que hizo el músico durante el resto de su vida.

 

Sin duda, habrás reconocido estos elementos en más de un biopic de los últimos años.

Se podría argumentar que esto es simplemente contar los eventos de la vida de estos músicos, pero es que hay una diferencia entre resumir eventos y contar una historia.

Ray no tiene historia, es simplemente un resumen de eventos reales…

Se suelen acabar con un mensaje que intenta llegar a algún tipo de victoria para el artista. Por ejemplo, Ray termina diciendo que Ray Charles nunca volvió a tomar drogas.

Se entendería que el objetivo de la película era contar la batalla contra la adicción del artista, pero ese no es el caso. Es sólo una pequeña parte de la película. Sin embargo, todas estas películas buscan tener un final victorioso, en cualquier medida.

Final de Bohemian Rhapsody en Live Aid

No hay película que mejor ejemplifique esto que Bohemian Rhapsody, que altera mucho la historia real para poder tener un final culminante en Live Aid. Aquí se insinúa que Freddie Mercury había reunido a la banda para una gran última actuación ante la llegada inminente de su muerte.

Sin embargo, la historia real no fue así. Queen llevaba reunido dos años antes de Live Aid y Mercury no fue diagnosticado de su enfermedad hasta varios años después. Sin embargo, aún así se busca tener un final triunfante.

Esto es un problema que permea la mayoría de biopics modernos. Se puede ver que los creadores buscan presentar cuantos más eventos famosos posible, y esto resulta en que cada uno de ellos acaba recibiendo poco tiempo y atención.

Además, esto significa que estas películas apenas tocan el proceso creativo de estos artistas. Generalmente sólo se nombra un pequeño momento de inspiración y después se salta a un concierto lleno con la canción ya finalizada.

Walk the Line apenas muestra el proceso creativo de las canciones.

Por tanto, la película acaba equivaliendo a la lectura de la página de Wikipedia.

Temas duros y difíciles de abordar como la adicción a la droga, o el abuso doméstico se acaban convirtiendo en clichés predecibles que llegan en el mismo momento en todas las películas.

No estoy diciendo que las vidas de estos fantásticos artistas eran todas iguales, estoy diciendo que se presentan siempre de la misma manera, y que no debería ser así.

WALK HARD y la muerte del biopic musical

A mi parecer, el género del biopic como lo conocemos ahora debería haber muerto con la llegada a cines de Walk Hard: La Historia de Dewey Cox en 2007. Esta película es una excelente parodia del biopic musical que trata la vida ficticia del artista Dewey Cox (John C. Reilly).

Esta película absolutamente destroza el género por completo, parodiando cada uno de sus elementos de la manera más graciosa posible.

Además, está grabada y editada exactamente como un biopic real. Los eventos y el drama están increíblemente exagerados, pero se tratan de la manera más reverente posible. Cuando terminas de ver esta película, es difícil tomar cualquier otro biopic musical en serio.

Cuando ves a Dewey Cox arrancar un lavabo de la pared, es difícil no reírse cuando Johnny Cash hace lo mismo. Cuando ves a Dewey Cox sufriendo y gritando en rehabilitación, es difícil no reírse cuando Ray Charles lo hace también.

El elemento clave que Walk Hard comprende es la creencia de importancia de la película. El convencimiento de que esto es una historia única sobre una persona importante. Además, la música es brutal.

Walk Hard presenta eventos ficticios y ridículos de manera realista y seria.

Si no hubiese fracasado debido a un marketing pobre, creo que habría tenido un gran impacto sobre el género, y habría empujado por cambiar la manera en la que se hacen estas películas.

La próxima vez que se hace un biopic musical, pido por favor que todos los involucrados vean Walk Hard antes de empezar.

Pero hay esperanza…

Hemos podido ver películas que rompen con sus respectivos géneros, tales como Kingsman, Spider-Man: Un Nuevo Universo y Los Increíbles, entre otros. El biopic musical es un género que puede ser reinventado, y el 31 de mayo llega a cines una de estas reinvenciones: Rocketman.

 

 

Rocketman es una «fantasía musical» sobre Elton John. Es una versión refrescante del género. Se prescinde de montajes de tours y recreaciones de conciertos. La película busca relatar el estado emocional y físico del gran músico detrás de la fachada de celebridad.

En vez de narrar cómo Elton publicaba sus canciones, la música de la película se utiliza cuando sirve de apoyo para la emoción de la escena. Esto significa que la película cuenta más como musical que película biográfica. 

Y es mil veces más interesante. 

Es más entretenido ver los montajes y uso surrealista de la música de Elton John para las escenas que ver recreaciones de sus conciertos y los momentos clave de su vida. En ningún momento de la película se nombra una sola fecha. Nunca se sabe exactamente en qué año estamos, porque no es necesario.

Taron Egerton como Elton John

Si se quisiese saber los datos exactos de la historia de estos músicos y escuchar su música, podría hacerlo gratis a través de Wikipedia y YouTube. Películas como Rocketman son mucho más interesantes de ver porque presentan un lado al artista que no se podría deducir a base de los datos en sí.

Esta película merece ser vista, mucho más que Bohemian Rhapsody. Si es exitosa, puede que tenga suficiente impacto como para promover más originalidad e innovación en el formato del biopic.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
‘Hogar’, Javier Gutiérrez y Mario Casas en Netflix

Javier Gutiérrez y Mario Casas se mudan a Netflix en 'Hogar', el nuevo thriller que...

Cerrar