Fosse/Verdon – Reseña

Antes de empezar, creo que debería aclarar una cosa.

Soy un verdadero fan del teatro y cine musical. En mi lista constantemente cambiante de películas favoritas siempre suele haber un musical o dos por ahí. Uno de las películas musicales que más me gusta es Cabaret (1972), dirigida por el famoso coreógrafo Bob Fosse.

Kelli Barret interpretando a Liza Minelli, estrella de Cabaret

Cuando oí que FX estaba preparando una miniserie de 8 episodios sobre Fosse, y su mujer, la bailarina Gwen Verdon, estaba muy intrigado. La serie se estrenó el 9 de abril de 2019, y terminó el 28 de mayo.

Siento el retraso de la reseña, pero aquí está…

En primer lugar, un poco de contexto…

Fosse/Verdon narra la vida y colaboración de Bob Fosse y su mujer Gwen Verdon, una pareja que fueron responsables de éxitos tanto en Broadway como en Hollywood. Algunos de estos éxitos incluyen Cabaret, Chicago, Sweet Charity, y Pippin.

La serie está producida por grandes figuras de Broadway actuales, incluyendo Lin-Manuel Miranda (Hamilton, In the Heights), y la propia hija de la pareja titular: Nicole Fosse.

En los papeles principales encontramos a Sam Rockwell en el papel de Bob Fosse, y a Michelle Williams como Gwen Verdon.

La Trama…

En lugar de seguir una estructura tradicional cronológica, Fosse/Verdon opta por una narrativa salteada. La gran mayoría de la narrativa ocurre entre la producción de la película Cabaret y unos años después del estreno de Chicago. Sin embargo, la serie constantemente salta hacia el pasado para ofrecer contexto, y en ocasiones al futuro.

Es una decisión interesante, pero a mi parecer no sirve ningún objetivo más allá de ayudar al ritmo de la serie… Además, en ocasiones resulta complicado saber en qué momento nos encontramos exactamente, incluso aunque se nombra la fecha. Resulta un poco mareante en ocasiones, pero es fácil ignorarlo.

La historia busca explorar la complicada relación entre Fosse y Verdon. Se centra en las razones del fracaso de su matrimonio, pero a su vez, se muestra cómo se necesitaban para sacar lo mejor de cada uno. La dualidad entre su vida profesional y su vida privada es el centro de atención de la serie.

Sam Rockwell como Bob Fosse

Fosse se representa como un hombre que era incapaz de asentar la cabeza, buscando fama y placer antes que la verdadera felicidad. En un principio, parece ser absolutamente inconsciente de este hecho, pero en los últimos episodios se puede ver que estaba repleto de arrepentimiento por lo que había elegido.

Michelle Williams como Gwen Verdon

Verdon, por su parte, se muestra como una mujer que busca lo mejor para su familia y su ex-marido, pero a lo largo de la serie se muestra que ella también buscaba la fama, haciendo múltiples compromisos para llegar a lo que quería (en especial, Chicago).

Durante la serie, es fascinante observar el desarrollo de ambos personajes y la evolución tanto de su relación como su trabajo. Está muy bien manejado.

Uno de los problemas de la serie es el ritmo. La serie tiene problemas con mantener una velocidad consistente, y eso causa que haya momentos de letargo en los que se añade poco, que pueden resultar aburridos. Sin embargo, no suelen ser demasiado pesados y se perdonan por las actuaciones…

Los Musicales

Uno de los mejores aspectos de la serie es la recreación y uso de escenas musicales creadas por Fosse. La primera de estas es una espectacular recreación de Mein Herr de Cabaret (1972), con Kelli Barett en el papel de Liza Minelli. Esta y todas las demás escenas musicales que se usan durante la serie son absolutamente fantásticas, y mi única queja es que hay tan pocas.

Además, hay escenas musicales que son imaginadas por Fosse, cosa que deja más libertad a la hora de contexto y creatividad.

Son todas increíblemente entretenidas y fantásticamente actuadas, y algunas incluyen cameos de estrellas actuales, tales como Ethan Slater y Lin-Manuel Miranda.

La Parte Técnica

En términos de cómo está hecha la serie, es bastante impresionante. La fotografía es vívida y los movimientos de cámara magnéticos. Como ya mencionado, las recreaciones musicales son fantásticas, y se combinan con una excelente producción y vestuario. En general, la ambientación durante las diferentes épocas de la serie es muy buena.

El maquillaje también impresiona, especialmente en el caso de Michelle Williams cuando la maquillan de Gwen Verdon. Durante el principio de la serie, me costó reconocerla y el efecto es absolutamente convincente.

Las Actuaciones

Es aquí donde la serie realmente brilla. El casting de la serie es fantástico. Como se ha mencionado, la serie incluye muchos cameos por parte de figuras importantes del Broadway actual.

Sam Rockwell como Bob Fosse

Sam Rockwell hace un gran papel como Fosse. Su personalidad, la manera en la que habla y en la que se mueve está perfectamente caracterizada. Interpreta a un hombre que está constantemente pensando en el siguiente éxito o en el próximo paso de baile. Durante la primera mitad de la serie, resulta fácil odiarlo, y pensar que es irredimible. Sin embargo, según avanza la serie y descubrimos más, encontramos a un hombre torturado por el arrepentimiento. Es complejo y con muchos niveles, imperfecto pero natural. No se puede calificar ni como bueno ni como malo. En esencia, es una persona real.

Michelle Williams como Gwen Verdon junto a Sam Rockwell como Bob Fosse

Sin embargo, la verdadera estrella de la serie es Michelle Williams como Gwen Verdon. Al igual que Rockwell, su interpretación es natural y realista. Sin embargo, considero que ella lo hace mejor porque se transforma de una manera descomunal. Todo lo que hace, incluyendo movimientos de la boca, expresiones, risas nerviosas y, sobre todo, la manera en que cambia la voz. Su transformación es increíblemente impresionante, y cada vez que aparece en pantalla la domina. En mi opinión, ella se merece todos los premios posibles este año.

En Conclusión

Fosse/Verdon es una serie muy interesante con dos actuaciones magnéticas y excelentes recreaciones musicales. Aunque sufre de algunos problemas de ritmo y podría haberse estructurado mejor, se perdona pronto con el buen guion e increíbles actuaciones. Si tienes el menor interés en Broadway, baile o musicales en general, merece la pena probarla.

7/10

Author: Javier Pérez de Lema

@MikeyCalahan

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.