Cristal Oscuro – La era de la resistencia – Reseña

Netflix publicó el 30 de agosto la primera temporada de Cristal Oscuro: La Era de la Resistencia. La serie es una precuela a la famosa película de 1982, dirigida por Jim Henson (Laberinto, Muppets). La serie es una apuesta por parte de Netflix de que la industria de títeres y marionetas puede mantenerse en pie en esta época de animación por ordenador efectos especiales.

Contando con 10 episodios, la serie expande el mundo de Thra y revela una mitología profunda y compleja a la que sólo se insinuó en la película original. Se podría describir como el Juego de Tronos de los Muppets.

Sin embargo, es un estilo de contar historias muy niche y poco utilizado, así que, ¿vale la pena echar un vistazo?

Vayamos por partes…

La trama

En la película original, se narra la historia de Jen, uno de los últimos Gelfling, que debe salvar el mundo de los malvados Skeksis reparando el Cristal Oscuro. En esencia, vemos el final de una historia más compleja, como si sólo viésemos los últimos 15 minutos del Señor de Los Anillos. Se insinúa a un pasado y un mundo muy grande y complejo, del que ahora sólo quedan vestigios.

La serie tiene lugar en ese mundo más grande, cuando los Gelfling aún eran los principales habitantes de Thra. Al comienzo de la serie, los Skeksis son sus gobernantes, y los mantienen convencidos de que son benevolentes. Sin embargo, un Gelfling llamado Rian descubre que están matándolos con el Cristal Oscuro para conseguir su esencia, una sustancia que les concede inmortalidad. Además, otra Gelfling llamada Deet descubre el Oscurecimiento, que está matando al mundo de Thra desde dentro. La serie narra las aventuras de estos y algunos otros Gelfling para convencer a su especie de que los Skeksis son villanos y comenzar la Resistencia.

Es aquí donde la comparación con Juego de Tronos es bastante aplicable. La serie juega con un montón de personajes, pueblos y lugares. Hay siete clanes de Gelflings, cada uno con cualidades distintas y diseños. Todos los personajes tienen un papel que jugar en la trama, pero especialmente al principio puede resultar algo confuso y complicado. Sin embargo, pronto se hace más fácil distinguir a los personajes individuales.

La trama en sí contiene muchos elementos típicos de las historias de fantasía, y a veces es algo cliché. Eso dicho, la película original era muy cliché de por sí. La película no buscaba ser una historia original, sino un mundo interesante, y la serie lo expande en casi todos sus respectos.

 

Además, la serie mantiene ese tono oscuro y tremebundo que tenía la película original, que fue creada en aquella época donde dar miedo a los niños era permitido.

El único inconveniente que le encuentro es que la serie puede resultar algo larga, debido a sus 10 episodios de 50 minutos comparado con la 1 hora y media de la original.

Los efectos

Es aquí en donde la serie se apoya. Los muñecos y marionetas. En esta serie se busca utilizar ordenador sólo cuando es absolutamente necesario. Todos los personajes son marionetas físicas. ¿Funciona?

Pues a mi respecto, sí y no. En los aspectos técnicos, la serie es absolutamente impresionante. La mayoría del tiempo me estaba preguntando cómo se había hecho. Los muñecos son increíbles, especialmente los malvados Skeksis. Todos los diseños son imaginativos y tienen una vida propia. Cuando se regresa a un lugar o personaje que se vio en la película original, está recreado con tanta exactitud que es indistinguible del set o muñeco original.

Además, con los avances en cinematografía y actuación con muñecos, la serie puede permitirse hacer más movimientos de cámara e incluso se graba con steadycam, ya no limitada a los planos estáticos de la película original.

Sin embargo, me surgió el mismo problema que me surgió cuando vi la película del 82 por primera vez: Los Gelfling no son lo suficientemente emotivos. Son los únicos personajes con caras relativamente humanoides, y simplemente no funciona. Otras especies, como los Podling o los Skeksis, benefician de tener diseños exagerados. Sabemos que son muñecos y su movimiento exagerado es gracioso y encantador. Sin embargo, los Gelfling se asemejan demasiado a caras humanas que entran bajo el Valle Inquietante (un concepto que se refiere a cuando un personaje animado o de maquinaria se asemeja demasiado a un humano, que nuestro cerebro lo interpreta como un error).

Eso dicho, uno se acostumbra pronto a la sensación y a partir de ahí es algo más fácil ignorarlo y centrarse en la historia.

Las actuaciones

Esta es una serie que beneficia de verse en versión original, porque el casting es absolutamente espectacular, especialmente cuando se trata de los Skeksis.

Nathalie Emmanuel como Deet

En temas de personajes principales, encontramos a Taron Egerton (Rocketman, Kingsman) como Rian, Nathalie Emmanuel (Juego de Tronos) como Deet, y a Anya Taylor-Joy (Múltiple) como Brea. Apoyándolos por el camino están Helena Bonham Carter (El discurso del Rey, Harry Potter), Andy Samberg (Brooklyn 99) y Lena Heady (Juego de Tronos, Dredd). Todos ellos hacen un gran trabajo dando vida a sus respectivos muñecos.

Sin embargo, los actores que se merecen aún más elogios son aquellos que interpretan a los Skeksis. Entre ellos encontramos a Jason Isaacs (Harry Potter, Star Trek Discovery) como el Emperador, Benedict Wong (El Marciano, Doctor Strange) como el General, y Keegan-Michael Key (Key and Peele, Toy Story 4) como el Maestro de Rituales.

Las tres estrellas del reparto son sin duda Mark Hamill, Simon Pegg y Donna Kimball.

Mark Hamill como SkekTek, el Científico

Mark Hamill (Star Wars, Batman, la serie animada) da una increíble actuación como el malvado Científico. Mientras es cierto que su voz no es muy diferente a aquella de su famosa interpretación del Joker, sigue siendo tremebunda y llena de potencia y maldad.

Simon Pegg como SkekSi

Simon Pegg (Misión Imposible, El Fin del Mundo) por su parte, es absolutamente indistinguible de la interpretación original de Barry Dennen. Captura por completo la sibilante entonación y pequeños gemidos del personaje, y convierte al personaje en uno aún más terrorífico que el original.

Finalmente, Donna Kimball, una veterana de producciones de Jim Henson, interpreta a Madre Aughra, de nuevo capturando por completo la voz original de Billie Whitelaw. Su interpretación es fantástica, y su actitud de indiferencia al poder de los Skeksis la convierte en una parte destacada de la comedia de la serie.

En Conclusión

Cristal Oscuro: La Era de la Resistencia es una serie que debería utilizarse como modelo a seguir al regresar a una franquicia nostálgica. Expande los conceptos y el mundo de la original sin perder lo que la hacía tan especial.

Es un proyecto absolutamente único y fantásticamente realizado, con un nivel de talento único tanto delante como detrás de la cámara. Todos los aspectos que podrían ser mejorados han sido mejorados, pero siempre teniendo cuidado de que no perdiese su identidad.

Sin embargo, sufre del mismo problema que sufre la original: que es un formato muy niche. Si tienes buenos recuerdos de la clásica película de los ochenta, o tienes el menor interés en la industria de muñecos, es absolutamente perfecta para ti. Si no, recomiendo echar un vistazo por si acaso, pero es posible que no te enganche.

9/10

 

1 pensamiento sobre “Cristal Oscuro – La era de la resistencia – Reseña

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
[Música] Warner Music Internacional: Kris Kross Amsterdam, James Blunt, Skrillex y más!

JAMES BLUNT - COLD https://www.youtube.com/watch?v=6--sRjqlRaw KRIS KROSS AMSTERDAM, CONOR MAYNARD – OOH GIRL (FEAT. A...

Cerrar