[Crítica] Zombieland: Mata y remata

Hoy llega a los cines tras 10 largos años de espera, la secuela de una de las comedias más divertidas. En 2009, cuando se estrenó Bienvenidos a Zombieland, su éxito fue apabullante, ofreciendo un gran entretenimiento contando una historia original con zombies de por medio. En esta ocasión, tal y como soñaban los fans, el elenco de la primera parte vuelve a repetir para traernos más risas desternillantes que nos harán pasar un rato muy agradable en la butaca.

Tras los sucesos de Bienvenidos a Zombieland, diez años después, la familia más disfuncional de los supervivientes al apocalipsis zombie sigue sus andadas. Tallahasee, Wichita, Columbus y Little Rock han aprendido, han crecido y han evolucionado en odos los sentidos. Sin un rumbo fijo, consiguen un hogar en el que están a gusto hasta que lo inesperado pasa: Little Rock deja de ser un niña y quiere salir a vivir y ver mundo. Hasta que conoce a un misteriosos chico del que se enamora. Su familia saldrá a buscarla, pero no sin antes hacer unas paradas por el camino y conocer a unos personajes l mar de estrafalarios.

La película sigue la misma tónica que su predecesora, además de conservar todo lo que la hace única para crear una secuela muy entretenida. Aunque haya un poco de nostalgia, es como si el tiempo no hubiera pasaod por la película, ya que sigue estando igual, e incluso diría que más fresca que la primera parte. Sigue conservando buenos chistes sin perder la gracia y el carisma de los personajes.

Además, veremos nuevas incorporaciones como la de Rosario Dawson al elenco, interpreando un personaje que brilla como todos los demás que realiza. Al igual que Zoey Deutch con su personaje Madison que hace que la película eleve su diversión mucho más. Bien es cierto que aunque se unan ellas dos como coprotagonistas, y se cuenten con unos pocos secundarios, la trama no es para sorprenderse. Pero eso aquí nos da igual, porque hemos venido a divertirnos con esta película. Mientras nos ofrezca espectáculo con risas ya tenemos ganada la hora y media que dura.

Por otro lado, hay que destacar el nombre de Ruben Fleischer, conocido por haber dirigido Venom, que en esta ocasión vuelve también para la segunda entrega de Zombieland junto a varios guionistas de Deadpool, lo que hace que la ecuación sea como diría Finn de Hora de Aventuras: ¡matemática! Desde el primer momento vemos la esencia de esos personajes matando zombies al estilo que nos enseñaron en sus comienzos, estando en su zona de comfort. Pero lo que sí que hay que remarcar aquí es la labor de los guionistas, que se lucen al igual que en Deadpool para no dejar títere con cabeza, nunca mejor dicho.

Y es que en esta secuela no vamos a ver novedades, pero lo vamos a pasar igual de bien e incluso hasta mejor que hace 10 años. No obstante, no es necesario recordar la primera o haberla visto obligatoriamente para ello. Así que no os preocupéis por esto, ya que no supone problema. Finalmente, para terminar solo me gustaría a parte de recomendarla a todo el mundo, que no salgáis de la sala muy rápido porque os espera una pequeña sorpresa al poco de que se inicien los créditos que os gustará mucho, y sobre todo si habéis visto la primera parte.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
[Netflix estrenos] Living With Yourself

Esta serie original de Netflix, es una comedia que plantea una pregunta: ¿Realmente queremos ser...

Cerrar