[Reseña] ADIÓS

Paco Cabezas ofrece una película dura y llena de alma. Una historia de venganza y corrupción en Sevilla interpretada por Mario Casas, Natalia de Molina, Ruth Díaz y Carlos Bardem.

 

Parece una historia local, pero no lo es. Parece un simple thriller, pero está lleno de matices y capas de lectura. Rodada en Las Tres Mil Viviendas como si fueran las Malas calles de Scorsese, con una mezcla de toque documental y de cine quinqui, el director Paco Cabezas (Carne de neón, Tokarev y Mr. Right) ofrece una historia turbia en un barrio muy degradado en el que ha vivido y conoce bien.

 

null
Juan (Mario Casas) y Eli (Ruth Díaz), en ‘ADIÓS’.

 

Mario Casas da vida a Juan, preso en tercer grado y padre de familia, que logra un permiso para asistir a la comunión de su hija. Sin embargo, la realidad del barrio en el que vive le impacta con violencia cuando su hija fallece la noche de su comunión. La muerte accidental de la niña destapa todo un entramado de corrupción y narcotráfico.

 

La interpretación de Mario Casas es realista y conmovedora.  Con un trabajado acento andaluz, es la venganza personificada y se deja la piel en cada toma. Cuando su hija Estrella, al principio de la película, le pregunta: “Papá, ¿Tú eres bueno o malo?”, también es una pregunta que se hace continuamente el espectador. El personaje de Juan es un hombre de dos caras que hace/hará cosas buenas y malas. Natalia de Molina brilla, como ya es habitual, con luz propia y su interpretación tiene verdad. Su papel evoluciona, coge las riendas y busca superar el dolor de la pérdida del ser querido. De hecho, básicamente, es una película sobre la fuerza de una madre frente a la muerte y la adversidad.

 

adios_0
Trini (Natalia de Molina) y (Juan) Mario Casas, en la comunión de su hija Estrella.

 

Una de las situaciones que están muy presentes y marcan continuamente el film es la lucha entre machismo y feminismo. La venganza es cosa de hombres y la ley es de mujeres. Por ese motivo, en el guión de Carmen Jiménez y José Rodríguez, que sorprendentemente le llegó al director vía Twitter, hay diálogos sutiles (y otros no tanto) que buscan empoderar a Trini, el personaje que interpreta Natalia de Molina, acompañada por Eli, la incorruptible agente de policía (Ruth Díaz).

 

450_1000
La fotografía de Pau Esteve, en ‘ADIÓS’.

 

La película empieza con la amarilla luz de sol andaluz y se oscurece a medida que avanza la trama con ese regusto a tragedia lorquiana. A subrayar la dirección de fotografía de Pau Esteve para rodar esta guerra de clanes de la droga (Los Santos, Los Fortuna y Los Taboa) en pleno barrio de las 3.000, el Polígono y los Pajaritos, con nocturnidad, llena de fuego y sombras. Incluso “curiosamente” en Sevilla hay lluvia (muy asociada al género thriller) en uno de los momentos de clímax más angustiosos del film.

 

Este ‘noir’ sevillano no es redondo. Es cierto que tiene lagunas pero también mucha alma. Parte importante de ella, es la banda sonora como otro de los grandes aciertos de la película. El trabajo sombrío en algunos momentos y trepidante en momentos de acción son marca de la compositora madrileña Zeltia Montes (El Silencio del pantano, Rastros de Sándalo…) y se contrapone a temas de flamenco puro como Me Quedo Contigo, tema original de Los Chunguitos, interpretada por Rocío Márquez, Abre la puerta de Triana y Un largo viaje, que está interpretada por Rosalía.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Novedades Norma Editorial para diciembre 2019

Norma ya se va vistiendo de gala de cara a la Navidad y nos presenta...

Cerrar