Kore-Eda: hablamos con el director de ‘La Verdad’

Kore-Eda es sin duda uno de los directores japoneses más polivalentes de la actualidad, lo mismo da una comedia surrealista como ‘Air Doll‘ que un dramón como ‘El tercer asesinato‘. Ahora, regresa con ‘La Verdad‘, un filme muy diferente de a lo que nos tiene acostumbrado y con un reparto encabezado por Catherine Deneuve -una leyenda viva del cine francés- Juliette Binoche y Ethan Hawke, en el que nos relata tanto un homenaje al cine como una crítica al mismo, entre otras cosas que, es mejor descubrir en las salas. De esto hablamos precisamente con él en nuestra entrevista.

CDC: Hay dos cosas en la película que llaman poderosamente la atención, una es la ambigüedad de algunos de los personajes, como el de Fabienne y otra, son los escenarios. Qué ha disfrutado más explorando, a los personajes, o convirtiendo en personaje a los escenarios.

KORE-EDA: «Ha sido muy interesante poner el foco en varios aspectos de la misma persona porque, la misma persona tiene varias caras, naturalmente el mismo personaje es madre pero a la vez es profesional, pero a la vez es esposa. Poner la cámara de manera que se vean distintas facetas del personaje es extremádamente interesante y, exactamente de la misma manera lo es en los espacios. En este caso, en la casa. Hechos especial hincapié  en cómo mover a los personajes para mostrar esas diferentes caras de la casa: Por la mañana, por la tarde, por la noche, el jardín, de la misma manera que si fuera un personaje. Y además, es expresa la similitud entre la época de la vida que siente Fabianne y la época del año en el que se está grabando ¿No? que es el otoño, cuando se caen las hojas de los árboles y en el jardín sólo queda uno. Los que quedan están envejeciendo y, por tanto, dando paso al invierno.

CDC: El filme es tanto un homenaje al cine como una crítica pero hay un mensaje muy poderoso detrás sobre el vínculo entre las personas y sus relaciones, ¿Cree que hay que ser honesto duela a quien duela?

KORE EDA: «No lo termino de ver». «Lo veo complicado porque de hecho, hay un punto en el que te contradeciría y es en el que esa importancia de la sinceridad de la honestidad, Fabienne es un personaje que ha hecho y dicho lo que le ha dado la gana durante toda su vida pero, al final, tal vez no lo hace y no lo hace por su hija. Igual no siempre la honestidad no lo justifica todo. Justamente, ese momento en el que ella se contiene es cuando la relación entre madre e hija pasa a otro nivel. Eso no significa que tenga un final feliz pero sí que hay como un salto en la relación entre las dos porque el hecho de no ser enteramente honesta es un gesto de amabilidad hacia ella.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Series de la década. Hacemos un repaso desde 2009-2019 (1º parte)

En este "Especial de series de la década", destacamos las que consideramos que nos han...

Cerrar