Bienvenidos a la felicidad impuesta: Primeras impresiones de Brave New World

Bienvenidos a la felicidad impuesta: Primeras impresiones de Brave New World

Vivimos unos tiempos inciertos, dignos de la más increíble historia de supervivencia, y parece que el audiovisual vuelve a contagiarse de ello. El pasado 4 de octubre llegó a Starzplay el primer episodio de Brave New World, la serie que adapta la distopía creada por Aldous Huxley en 1932.

La producción, creada por Grant Morrison, Brian Taylor y David Wiener, presenta una sociedad utópica donde la paz y la estabilidad se han conseguido olvidando piezas clave de la esencia del ser humano y, por supuesto, de su historia. De ese modo, el “mundo feliz” que desarrolla se basa en la diferenciación de clases según su educación, en la prohibición de la monogamia, de la intimidad y de la familia.

Bernard Marx (Harry Lloyd) y Lenina Crowne (Jessica Brown Findlay), un hombre Alfa+ y una mujer Beta+, son los encargados de llevarnos de la mano por New London y el privilegiado sistema al que pertenecen, donde una felicidad constante (e impuesta) es conseguida no solo a través de lo ya mencionado, también mediante drogas. Una experiencia romántica reciente y el accidente de uno de los residentes de New London serán los catalizadores para que esta pareja comience a reflexionar sobre la validez de su sistema. Esto será ratificado cuando viajen más allá de la frontera, donde habitan los “salvajes” que no se han adaptado al nuevo mundo.

SAVAGELANDS LETRERO BRAVE NEW WORLD STARZPLAY - CONCDECULTURA

En un audiovisual tan saturado de historias postapocalípticas, sorprende la aparente facilidad con la que Brave New World envuelve al espectador. Si bien sus primeras escenas son más pausadas, poco después se revelan como mera introducción de la frenética trama que está por desarrollarse a partir, incluso, de su primer episodio. Las aventuras y desventuras de sus carismáticos personajes (a los que pronto se suma un “salvaje” John interpretado por Alden Ehrenreich) y la originalidad de la historia terminan por enganchar incluso a aquellos que creen no disfrutar de la ciencia ficción.

Si bien debemos pensar en Brave New World como un producto independiente de la popular novela en la que se basa, sus primeros minutos no nos lo ponen nada fácil en lo que a información se refiere. A pesar de los interesantes giros argumentales que presentan, y del atractivo que tiene cada escena, uno no puede dejar de preguntarse por la génesis de ese nuevo mundo que no acaban de desvelar.

Este acercamiento a la historia de Huxley no sería tan llamativo de no ser por el reparto que encarna a cada uno de los personajes. Lloyd y Brown Findlay consiguen con sus personajes el equilibrio entre la arrogancia de su privilegio y la inocencia de aquellos que no conocen ni han experimentado la situación del desfavorecido. Por su parte, Ehrenreich se mete en la piel del personaje más “humano” para representar la dicotomía entre el legado familiar y la forma de vida llevada hasta ese momento.

LENINA Y BERNARD BRAVE NEW WORLD STARZPLAY - CONCDECULTURA

Aunque aún nos quedan muchos capítulos por delante (la serie está compuesta por nueve episodios), parece que Brave New World podría ser una de las historias más interesantes para descubrir esta temporada. ¿Te la vas a perder?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: