[Crítica] Una relación abierta (Permission)

[Crítica] Una relación abierta (Permission)

El pasado viernes 10 de agosto, A contracorriente Films estrenó en cines la comedia romántica Una relación abierta (Permission). Esta película por Brian Crano (A Bang of Hammers) cuenta con Dan Stevens y Rebecca Hall como protagonistas. En esta cinta, éstos interpretan a Anna y Will, una pareja que lo son todo el uno para el otro desde que se conocieron. Desde el primer beso pasando por su primera relación. Pero un día, el mejor amigo de Anna le sugiere que debería salir con alguien más, para que aproveche el tiempo. Sobre todo antes de pasar el resto de su vida con la misma persona. De esta manera comienza un viaje de redescubrimiento con giros inesperados.

La película que baila entre el drama y el romance con tintes de comedia, muestra como una pareja busca algo más que les llene. Y aunque la película se llame en España una relación abierta, hay que remarcar que en título en inglés es mucho más fiel. Ya que no se trata de una pareja liberal como se podría entender al ver el título o el cartel. Como bien reza el título original, es un permiso que se da la pareja para poder experimentar algo que no saben si les gustará o no.

No obstante, no es la pareja perfecta, y por tanto no vamos a ver la típica americanada de turno donde todos son felices y sale todo a pedir de boca. Al contrario, se ve una pareja real con sus problemas reales, sus pros y sus contras. Vamos, lo que es la realidad que muchas películas tratan de normalizar como si todo fuera de color rosa. Así pues,. Anna y Will hablan de experimentar. pero siempre queriéndose y sin cambiar ningún sentimiento entre ellos. De esta manera, tra hablarlo deciden probar con otras personas en el sexo, que al fin y al cabo es para lo que se buscan estas cosas.

En el reparto también destacan Gina Gershon y Fracois Arnaud, los cuales a pesar de ser unos secundarios, tienen un peso importante en las vidas de Will y de Anna; ya que aunque se hayan acostado con ellos, a veces las otras personas si creen que con quien se lían está soltero o soltera pues todo se descuadra. Y digo esto porque aquí podrían surgir problemas de que a alguien le guste una persona con la que se haya acostado, pero sin conocer si está comprometida o en otra situación, es arriesgado y complciado el poder establecer una relación más allá del sexo esporádico.

Pero la película no se centra solo en el tema del sexo, si no que lo que hagan Anna y Will, repercutirá en su relación. De una manera o de otra, pero siempre estará presente y más al haberse iniciado en una nueva experiencia de la que están aprendiendo. Y esto lo demuestran muy bien Stevens y Hall, con unas actuaciones muy buenas. Además, no hay que dejar de lado que estamos delante de una comedia y por tanto también tiene sus partes graciosas. De todas maneras, ya aviso que habrá giros en las tramas de los personajes que para nada se pueden esperar.

Por otra parte, hay una pequeña trama secundaria entre dos personajes relacionados con los protagonistas. Se tratan de Hale y Reece, una pareja homosexual que interpretan David Joseph Craig y Morgan Spector respectivamente. Entre ellos no se da un caso como el de sus amigos Will y Anna, pero están ahí para aconsejarles. Aunque ellos dos tienen sus propios problemas y conflictos de pareja, los cuales no son nada fáciles según la situación en la que se encuentran.

En último lugar, me gustaría destacar la fotografía, de la mano de Adam Bricker, ya que los escenarios elegios y el juego de luces que hay en ellos, contrastan mucho lo que sienten los persoanjes en diferentes momentos. Ayuda mucho a ver la atmósfera y la nube de sentimientos  que se genera a su alrededor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: