«Die! Die! Die!»: Matar por un mundo mejor

«Die! Die! Die!»: Matar por un mundo mejor

Información básica

La editorial Planeta Cómics ha lanzado al mercado en un tomo en tapa dura y a todo color, los ocho primeros números de «Die! Die! Die!», la nueva serie del popular guionista Robert Kirkman («Los Muertos Vivientes», «Invencible», «Paria», «Oblivion Song») para el sello Skybound, apuesta personal suya -junto a David Alpert– dentro de la pujante Image Comics, la editorial de cómics más importante en Estados Unidos tras Marvel y DC, de la cual Kirkman es su CEO. El dibujo corre de cuenta de Chris Burnham, y la trama presenta una aventura de acción, espionaje, conspiraciones, sangre, explosiones, tortazos a mansalva y alguna sorpresa más.

die die die poster planeta
El cartel promocional de «Die!, Die!, Die!» no deja lugar a dudas sobre sus intenciones comerciales.

Skybound se ideó como una multi-plataforma de contenido en la que dar cabida a proyectos de entretenimiento para cómic, tanto impreso como digital, televisión, cine, videojuegos y merchandising variado. En román paladino, es la forma más rápida y directa de hacer dinero con las ideas que se le ocurran a Robert Kirkman sin tener que hacerlo todo el mismo. Sus libretos para el cómic «Los Muertos Vivientes» resultaron magníficos y las ventas del mismo fueron brutales. Pero el guionista realmente se forró cuando la serie de televisión comenzó a emitirse. El alcance y dinero que genera la televisión a nivel mundial multiplica -con mucho- el éxito más grande de cualquier cómic. Lo mismo ocurre con los videojuegos, así como con el merchandising (que se lo pregunten a George Lucas). De este modo, cualquier título que surja de Skybound busca ser un blockbuster en potencia. Se trata de una idea similar al Millarworld comprado por Netflix, en el que todas las nuevas historias que se le ocurran al guionista escocés de oro, Mark Millar, van directas a la mesa de un grupo de productores que encontrarán la manera de adaptarlas en forma de serie, miniserie o película para la plataforma. Sin ir más lejos «Empress», «Sharkey», «Huck», «American Jesus» y «Jupiter´s Legacy» ya están en producción. Kirkman no iba a ser menos y su olfato para los negocios no tiene nada que envidiar al de Millar, pero con el añadido de que como guionista suele ser algo más sólido y convincente que el escocés, ofreciendo alguna capa adicional de subtexto y reflexión moral sobre las tramas y personajes que crea, aparte del espectáculo visual que genera gracias al arte -siempre bien escogido- de sus colaboradores en el apartado gráfico.

Guión y dibujo

Die Die Die Image SkyboundjpgRobert Kirkman es un guionista experimentado y competente. Sabe cuando una historia tiene que aportar diálogo (ya sea este explicativo, cínico, humorístico o cruel), cuando necesita acción y cuando es oportuno aportar pizcas de emoción y desarrollo de personajes. «Die! Die! Die!» es una obra ligera y eso en manos de Kirkman (ayudado aquí por Scott M. Gimple) supone un disfrute continuo, porque todos esos elementos se mezclan de forma orgánica y trepidante. No hace falta explicar demasiado porque lo importante aquí es la acción y en una sola página es capaz de ponernos en contexto con una economía de medios ejemplar: si haces algo malo, una facción secreta del gobierno te matará. Así pues la batidora referencial es evidente: super espías asesinos a lo James Bond, Ethan Hunt, Jason Bourne, Jack Bauer o Kingsman con inclinación al exceso sangriento, altas esferas de poder cercanas al presidente de los Estados Unidos, medios ilimitados, motos, coches, aviones y armas, muchas armas. Añadiendo a esto guiños de humor, líneas de diálogo mordaz y abundante violencia explícita, la obra bien podría venir firmada por Garth Ennis. Destaca, entre el festival de balas, sangre, vísceras, patadas y piruetas, la conversación de contenido ético con la que arranca el capítulo tres -con el estilo narrativo inconfundible de Kirkman– entre los dos personajes de poder que controlan y deciden el curso de acción del equipo de agentes secretos, de camino a una fiesta patrocinada por Stanley Kubrick. El arco de los ocho números funciona como introducción y trama cerrada al mismo tiempo, pero evidentemente queda abierta para más entregas que ya están en marcha (se ha anunciado la fecha de publicación en USA para el número 12 en el momento de escribir este post).

El dibujo de Chris Burnham entronca con el estilo limpio, directo e impactante de Frank Quitely, Steve Skroce o Geoff Darrow, consiguiendo un meritorio equilibrio entre el gore sangriento que demanda la trama (vena que explotó con éxito junto a Grant Morrison en «Nameless»), la fisicidad realista de sus incontables peleas cuerpo a cuerpo y el detallismo de objetos, fondos, portadas y splash-pages. En un festival de sangre como el de «Die! Die! Die!», el color es parte primordial de la experiencia sensorial y la mano de Nathan Fairbairn resulta imprescindible para que el espectáculo resulte tan gratificante. En una obra de acción, el apartado gráfico resulta primordial para que el ritmo narrativo no decaiga ni un instante mientras impresiona siempre que haga falta. Se puede decir abiertamente que sus responsables aprueban con buena nota en dicho apartado.

 

Die Die Die Kirman Burham

En resumen

«Die! Die! Die!» es un cómic divertido, dinámico y expansivo, bien construido tanto en forma como en fondo. Y aunque sea un producto que ya hemos visto y leído muchas veces antes de forma similar, se toma en serio su condición de entretenimiento, no insulta al lector y aporta un par de pinceladas de reflexión (incluida una provocativa disgresión distópica socio-política norteamaricana) y construcción de personajes. Lo importante de la foto es la acción, pero se han molestado en ponerle un pequeño marco. Un cómic para pasarlo bien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: