Elk’s Run: El Lado Oscuro De La Utopía.

Elk’s Run: El Lado Oscuro De La Utopía.

Elk's Run

Tal y como está estructurada la industria es muy difícil no ya destacar sino qué un cómic que esté fuera de las grandes (Marvel o DC) o de las independientes con «pedigrí» Image, Valiant o Dark Horse llegué a ser conocido por el gran público.

Esto es malo para todos, para los creadores que ven como su esfuerzo no tiene la oportunidad de ser siquiera valorado y para los lectores que se pierden joyas, o como mínimo series interesantes que no llegan ni a saber de su existencia.

La obra de la que hablamos hoy «Elk’s Run» de Joshua Hale Fialkov y de Noel Tuazon, basada en las experiencias de la infancia del primero, es un buen ejemplo.

Elk's Run

«Elk’s Run» es una historia autoconclusiva que a pesar de que a nivel de crítica fue muy bien recibida (llegando a estar nominada a los premios Harvey) tuvo unas ventas más que discretas y pasó totalmente desapercibida para el gran público, tanto en Estados Unidos como en España (se puede encontrar saldada por la extinta editorial Glenat) y lo cierto es que bien merece al menos una lectura.

La obra, publicada originalmente por la editorial Villard, transcurre en una pequeña ciudad americana fundada por veteranos de Vietnam que quisieron separarse de una sociedad y un país al que ya no reconocían, para así poder criar a sus hijos en un entorno seguro y basado en sus creencias y valores. Está situada en una antigua mina al aire libre, totalmente aislada y cuya única carretera de entrada se bloquea por las noches.

Elk's Run

Es en apariencia un sitio idílico, el sueño americano de casitas unifamiliares con jardín y vallas blancas dónde los vecinos se saludan al pasar, nadie tira basura al suelo y no hay crimen ni delincuencia… pero como toda utopía tiene su parte oscura y esta se ve representada en los jóvenes, los hijos de los fundadores de la ciudad que no pidieron ni eligieron vivir allí y que a medida que crecen se va sintiendo más y mas como en una cárcel, con nada que hacer más que ir a la escuela, recorrer el pueblo en bicicleta y deambular por los bosques que lo rodean mientras se enfrentan a las típicas dudas existenciales adolescentes, multiplicadas por la situación tan única en que se encuentran; solo hay una chica de su misma edad en el pueblo por ejemplo.

Elk's Run

Hasta aquí podría pasar como un slice of life en un entorno curioso, pero en cierto momento la historia toma un giro que lo cambia todo, cuando la aparente felicidad y paz del vecindario se rompe al intentar huir uno de los vecinos, provocando accidentalmente la muerte de uno de los niños.

Elk's Run

Es entonces cuando todas las tensiones, los rencores y la violencia soterrada bajo la capa de civilidad y buenos modales surge, destapando la realidad del lugar y sus habitantes, ante la incrédula mirada de los adolescentes, que no pueden creer lo que sus padres están haciendo y lo que les obligan a hacer.

Elk's Run

Si en un primer momento la historia recuerda a la consabida «Stranger Things» el giro de guión tiene mucho de «Runaways» de Marvel (obviamente sin magia ni fantasía) en una situación mucho más realista y descarnada.

El dibujo es el punto más débil de esta historia; simple, feista, con una incapacidad clara para representar incluso los rasgos de los personajes y en general lastra mucho el conjunto.

Elk's Run

Tiene una buena narrativa y un color acertado pero más allá de eso es realmente pobre y la obra hubiera ganado muchísimos enteros con un dibujante mejor.

En general una historia interesante a la que le falta algo para cuajar del todo, quizás el ritmo o quizás profundizar más en los secundarios y a la que el dibujo no le hace ningún favor pero que en cualquier caso merece al menos una lectura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: