‘Lo que más me gusta son los monstruos’, la descarnada narrativa de Emil Ferris

‘Lo que más me gusta son los monstruos’, la descarnada narrativa de Emil Ferris

Emil Ferris, de 57 años, debuta para descubrirnos lo monstruoso que es el mundo y los seres que habitamos en él. Una magnífica novela gráfica que nos muestra el diario gráfico de una joven protagonista amante de género de Terror que podremos disfrutar gracias a Reservoir Books.

 

De esta monumental obra de Emil Ferris se ha dicho ya bastante. De hecho, probablemente sea ya un clásico contemporáneo. Ha arrasado en todo: número de lectores, la crítica está a sus pies, con un buen número de premios, incluidos el Ignatz (2017) a la “Novela Gráfica destacada”, tres premios Eisner (2018) y una nominación a un Premio Hugo (2018). Pero, ¿qué esconde Emil Ferris en ‘Lo que más me gusta son los monstruos’?

 

ICULT COMIC EMILI FERRIS

La autora narra la historia de Karen Reyes, una niña de 10 años fascinada por el Terror clásico de la Universal y los cómics tenebrosos de la EC, hasta tal punto que ella misma se cree un monstruo. Un día, Anka Silverberg, superviviente del holocausto y su vecina más enigmática, es asesinada y nadie sabe exactamente qué ocurrió ni quién la asesinó. Así que Karen realizará su propia investigación. Éste es el cliffhanger que se ramificará a posteriori y se completará más adelante. Todo lo que investiga, lo que le ocurre y lo que le pasa a las personas que hay a su alrededor queda plasmado en su diario gráfico: páginas y más páginas con sus dibujos, diálogos y pensamientos. Leemos, pues, su diario íntimo.

Estamos, pues, delante de una novela gráfica que toca temas muy duros pero de una manera muy especial. Aquí encontraremos temáticas como la infancia, la pérdida, la culpa, el racismo, la prostitución, el despertar sexual, el feminismo, la pobreza, la discriminación, la violación y un largo etcétera… todo ello inmerso dentro del contexto histórico y bajo la mirada de una niña de 10 años. Casi nada.

 

munstru2

Hay, por lo tanto, muchos aciertos en esta obra. El primero es, sin duda, la protagonista y su enorme personalidad. La elección de Karen Reyes es magnífica. Empatizamos, desde la primera página, con esta imaginativa niña que se cree Larry Talbot en ‘El Hombre Lobo’ (1941). Miramos el mundo a través de sus ojos y de sus increíbles dibujos. Ella vive entre mundos, entre realidades. Es una preadolescente que está en tránsito pero también es un puente. Se siente horrible, se siente un monstruo pero uno bueno, y por eso casi siempre es feliz. Es insegura por su físico pero es capaz de mostrar valentía al investigar como una auténtica detective (vestida como Bogart) o al revelar sus secretos más ocultos.

Disfrutamos de la lectura, página a página, y nos adentramos con la joven protagonista en una ciudad (Chicago a finales de los años 60) fea, monstruosa y llena de callejones oscuros. Descubrimos paseando con Karen que la inmensa mayoría de los habitantes de los suburbios son hombres grotescos y mujeres “fellinianas” llenas de historias. Karen, la protagonista, gasta la suela del zapato descubriendo misterios pero también encuentra dolor, bullying, silencios y traumas.

 

munstru

Otro gran acierto, dejando de lado el magnífico contenido, es la forma. Las casi 500 páginas están impresas a modo de cuaderno, con sus líneas horizontales y el clásico margen lateral de línea roja vertical.  La ilustración es maravillosa con trazos a líneas muy cuidadas hasta el último detalle. Dibujado todo a bolígrafo y textos a rotulador. Además, nos gusta especialmente ese poderoso estilo marcado donde el amor por la Pintura y el mero hecho de dibujar forman partes intrínsecas de la historia. El diario gráfico de Karen es Arte y, gracias a él, nos enseña ese espíritu ‘goyesco’ de mostrar a los seres humanos como monstruos.

En definitiva, una obra que ofrece mucho más de lo que esperas de ella. Emil Ferris tardó ocho años en acabar este volumen y se prevé una segunda parte. Forma y contenido son magníficos. Esta manera de narrar tan diferente, esta voz tan personal y particular es lo que nos tiene verdaderamente maravillados. Aconsejo no leerla en dos tardes, sino disfrutarla poco a poco. Cada página es única y vale la pena detenerse en cada una de ellas.  Esta novela gráfica se merece leerla despacio. Saborearla, ya seas un monstruo bueno, o uno malo.

 

1920x1080-e-67293

“La ficción es la forma por la que podemos sobrevivir a cosas. Lo que nos permite sanarnos de traumas.” – Emil Ferris

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: