Los hermanos Foenkinos vuelven sin tabús con ‘Algo celosa’

Los hermanos Foenkinos vuelven sin tabús con ‘Algo celosa’

El pasado día 1 de junio, se estrenó en los cines españoles un nuevo drama francés protagonizado por Karin Viard (La familia Bélier). La cinta está dirigida por los hermanos Foenkinos, que tras siete años vuelven a ponerse detrás de las cámaras donde se liberan de los tabús para hablarnos de un tema relativamente controvertido socialmente.

La película gira en torno a Nathalie, una profesora recientemente divorciada, que vive con su hija que se dedica al baile. Su exmarido mientras tanto sale con una mujer mucho más joven y guapa. En su día a día tendrá que enfrentarse a situaciones que harán buscar un nuevo rumbo y sentido en su vida, sobre todo de cara a sentirse satisfecha. Pero las cosas no serán iguales cuando empiece a sentir celos de la gente que le rodea.

Con una breve introducción, la película enseguida pone en situación a los espectadores. Además uno de los primeros elementos que destaca al comienzo de ésta, es la música que acompaña a diversas escenas y hacen que sea más ameno el ritmo de la cinta en algunas ocasiones.

En cuanto se muestra el carácter y el comportamiento de Nathalie, no cabe duda que estamos asistiendo a la representación de un gran papel realizado por Karin Viard. Ella junto a otros personajes recurrentes en su día a día, serán los que lleven el peso de la trama. Sobre todo su personaje lo que quiere mostrar es una actitud autodestructiva, que sin quererlo puede hacer que una persona actúe de manera que no sé de cuenta que está perjudicando a los demás.

A medida que van ocurriendo sucesos en las personas cercanas al personaje de Viard, vemos como, metafóricamente hablando, la torre se va haciendo cada vez más grande; de forma que llega un momento en el que es tan grande que por algún lado tiene que caerse o romperse. Su personaje es como si tuviera la habilidad de hacer lo imposible y lo impensable, ya que sale de las situaciones a su manera sin afrontar las consecuencias que pueda acarrear. Cree que todo lo que hace está bien, pero los celos que siente de sus amigos y familiares no le juegan una buena pasada. 

Ante todo no estamos en un película de comedia, aunque lo sea en parte por los diálogos y alguna situación. Porque no se busca parodiar situaciones, si no normalizar algo que es bastante común en la sociedad actual. Karin Viard demuestra estar hecha para este papel, ya que le queda como anillo al dedo.

Y cuando digo que es algo que se ve hoy en día es porque como le pasa a la protagonista, la sociedad impone esa presión de tener cierta apariencia a diversas edades. En concreto, con 50 años y sobre todo en una mujer, actualmente debería verse como una belleza bastante cuidada, una madre que ya ha cuidado de sus hijos y que se dedica a disfrutar de su vida como le plazca. Por ello, los hermanos Foenkinos vienen a demostrar que para nada es así.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: