Oceans’s 8, el arte del robo

Oceans’s 8, el arte del robo

Ocean’s 8 , el spin-off que cuenta con la hermana de Danny Ocean, Debbie como protagonista, llega a la gran pantalla el 6 de julio de la mano de Warner Bros.

Hay cosas que se llevan en los genes y eso es algo de lo que sabe Debbie Ocean, la hermana del elegante estafador y ladrón Danny Ocean, a quien vimos por última vez ayudando a Reuben junto a su equipo. Sin embargo, esta no es su historia, sino la de Debbie, que sale de la carcel y planea un golpe maestro y para eso necesita a su propia banda.  El filme llegará de la mano de Warner Bros a la gran pantalla el 6 de julio

Gary Ross, responsable de llevar a la gran pantalla la primera entrega de ‘Los Juego del Hambre’ dirige con habilidad  un filme lleno de ritmo, con una gran ejecución en sus escenas, algunas tan tramposas como efectivas. Pero, claro está, ésta es una cinta en la que el espectador se deja atrapar y engañar con placer por los engaños y estafas tan elaboradas por Debbie y su cuadrilla al igual que por la sutileza tan elaborada de Ross en cada plano. Y hablando de planos, la secuencia inicial es sencillamente sensacional.

Sinceramente, esperábamos otra cosa de Ocean´s 8 y nos encontramos con un filme rodado con gran acierto, sutilmente hilado e ingenioso que conecta de forma indirecta con la saga original. Tal vez, lo único que nos ha defraudado es la escena final, pero todo hay que decirlo, y es que, las actrices, incluso Sandra Bullock, a quien no nos imaginábamos en un papel como este o Rihanna -que cada vez desempeña más su faceta como actriz- están soberbias.

Por cierto, ojito a Cate Blanchett, que aquí está tan irreconocible como sorprendente ejerciciendo como Lou, la amiga y cómplice de Debbie. Pero para sorpresas, el resto de las actrices que acompañan a Bullock en la cinta, Anne Hathaway, que da un vuelco a su personaje, o Helena Bohamcarter, tan sobreactuada y genial en un papel que le viene como anillo al dedo. Tampoco hay que quitarle el ojo de encima a James Corden con una breve pero simpática actuación, e incluso, Richard Armitage (El Hobbit) en un personaje que se sale de su registro habitual, pero en el que se le ve muy cómodo.

En definitiva,  déjense atrapar por una cinta en la que durante sus 110 minutos disfrutarán de un filme lleno de elegancia y seductor para los amantes del cine de robos planificados y ladrones de guante blanco con el que sin duda no se sentirán decepcionados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: