Patrick Melrose: auge, caída y resurreción del ser

Patrick Melrose: auge, caída y resurreción del ser

Hoy martes 18 de septiembre se estrena Patrick Melrose, la nueva miniserie coproducida por Sky y Showtime, protagonizada por el aclamadado Benedict Cumberbatch. Como ya comentamos en el artículo anterior que le dedicamos a la serie, se basa en las novelas de Edward St. Aubyn. Cada capítulo se centra en una de las cinco novelas que componen este retrato de la alta sociedad inglesa de los años 60 y 90.

A diferencia de otras series, al ser de solamente cinco capítulos de una hora de duración aproximadamente, la serie se consume de manera muy rápida y fácil. Pero entremos más a fondo, por lo que si no habéis visto la serie aún, os avisamos que puede haber algún spoiler.

Asistimos a la historia de Patrick Melrose, nada fácil desde su infancia hasta el presente que se muestra en la serie con su vida adulta. Al principio, costará entender ciertos aspectos del personaje, con lo que el primer episodio sabrá a poco. Y para desarrollar los temas personales de Patrick están los demás.

Al igual que las novelas, la serie profundiza en la relación del pequeño Patrick con sus padres. Unos padres para nada convencionales, que solo son quienes le han dado la vida básicamente y poco más.

Seguramente haya sido una tarea muy difícil el conseguir adaptar las novelas a la pequeña pantalla, pero el equipo de la serie parece haberlo conseguido con creces. Consiguen que una historia desgarradora, dura, emotiva y bastante trágica sea tan buena, que por las actuaciones ya debería de llevarse premios.

A partir del segundo episodio se permite conocer algo más al padre de Patrick, el cual interpreta Hugo Weaving. Es un hombre que, como muchos ricos en la época de los 60 solo les importaba su modo de vida y tener cada vez más. A Patrick le da unas lecciones, que a día de hoy son realmente inaceptables en cualquier familia en general. Gracias a que los tiempo han cambiado, pero es un claro reflejo de la alta sociedad de entonces donde se podían permitir todo aquello que querían. David Melrose es un ejemplo que podría decirse, en cierta manera, un poco al estilo británico de Jean Paul Getty en pequeña medida, eso sí.

Aún así, vemos como el personaje de la madre y por tanto, mujer de David -tiene una interpretación magnífica por Jennifer Jason Leigh. Encarna a una mujer casada, con un hijo y que además ella es la dueña de la fortuna de la que viven. Pero cómo no, la sociedad patriarcal establecía que las mujeres no podían tener tantas libertades entonces. Así pues, lo poco que puede hacer Eleanor es engancharse a la bebida y pasar de su marido. Porque realmente están casados por intereses que por amor. Solo hay que ver el comportamiento de David en situaciones que no contaremos por spoilers, pero se entiende nada más observar esas escenas.

Pero eso es solo lo superficial. En general es bastante complicado entrar a entender de primeras a los personajes. Entre flashbacks al pasado junto a las situaciones del presente que vive Patrick, que en muchas ocasiones me recuerda a Bojack Horseman. Patrick, desorientado totalmente y con la gran carga el trauma que le persigue junto a los fantamas del pasado, deberá tomar un camino para dejar todo atrás y seguir adelante.

Benedict además le brinda al personaje una actuación espectacular y esto es quedarse corto. Entre el entretenimiento, el lado más oscuro y alguna que otra risa, esta serie brilla por su elenco estelar. Es como si Benedict hubiera nacido para este papel, el cual recuerda en parte a Sherlock.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: