Sitges celebra el 40 aniversario de ‘Flash Gordon’

Sitges celebra el 40 aniversario de ‘Flash Gordon’

«De hoy en adelante y para siempre, éste será recordado como el día de Flash Gordon».

‘Flash Gordon‘ está de enhorabuena. Celbra su 40ª aniversario y lo hace de la mejor manera posible. Proyectándose en pantalla grande en el Festival de Sitges. Recuerdo cuando vi la película de De Laurentiis en el cine. Estaba en una auténtica catarsis, atónito viendo la que entonces, me parecía una película de ciencia ficción de las que me molaban. Y Con Flash Gordon nada menos. Y aunque no me encajaba mucho la elección de Sam J. Jones en el personaje del protagonista del cómic de Alex Raymond, todo funcionaba. Era una space ópera tan colorida, tan camp y tan kitsch como loca.

Aquella escena en la que se emulaba un partido de fútbol americano, con Flash enfrentándose a los guardias de Ming…Y a eso, había que sumarle la banda sonora realizada por ‘Queen’. Aquello era el acabose. ¿Quién no se lo ha pasado bien viendo esta película?

Melody Anderson, que no era muy conocida en aquel momento, venía de coquetear con la ciencia ficción en la serie de ‘Galáctica, Estrella de Combate’, y anteriormente en la televisiva, ‘La Fuga de Logan’. La actriz daba vida a una Dale Arden, un poco más modosita aunque aguerrida en algunos momentos del filme, que su homónimo en las viñetas. Con todo, supo hacer suyo el personaje de la compañera de Gordon. Por su parte, Topol y Max Von Sidow eran los perfectos Hans Zarkov y Ming, El Despiadado. Lo que sin lugar a dudas fue uno de los grandes ganchos para atraer al público. Mientras, en la parte de los co-protagonistas, teníamos al mejor Príncipe Barin posible, Timothy Dalton, en un rol que le venía ni que pintado. Para Dalton, al igual que para Von Sidow, fue su primer papel de un personaje de viñetas, aunque, ambos luego repetirían, para el ex-007, volvería a interpretar un personaje de cómic en ‘Brenda Starr’ y al villano de ‘Rocketeer’. Nuestro siempre carismático Ming, en ‘Juez Dredd’.

 

Otro de los grandes rostros que se dejarn ver en ‘Flash Gordon’ fueron, Brian Blessed, interpretando al Príncipe Vultan, del pueblo de los hombres halcón y que también había coqueteado con la ciencia ficción en series como ‘Los 7 de Blake’ y participaría en ‘Dr Who’. El actor, se convertiría en el que es para mí, uno de los mejores personajes de la cinta y el más divertido. Su presencia antes de alcanzar el climax de la película tras el combate de Flash con Barin para ayudar a Flash es uno de los momentos más épicos del filme. El toque exótico llega con la actriz Ornella Muti que encarnaba a la princesa Aura de Mongo. Rival de Dale Arden en su amor por Flash, aunque en constante coqueteo con el príncipe de Arboria, formando un singular triángulo amoroso. Siempre formando alianzas y manipulando los acontecimientos a su favor, Aura demostraba ser algo más que una simple y caprichosas princesa no siempre en aveniencias con su maligno padre.

Es cierto que después de verla cada mucho, uno se da cuenta de lo realmente cutre que era. Con esos escenarios y vestuarios casi reciclados de ‘Star Wars: El Imperio Contraataca’, y pese a todo con ese aire tan camp, esos decorados pintados… aún así, entraña todavía algo de magia. Hay algo en esa cinta que nos atrae poderosamente. Quizás sea la nostalgia, la que nos hace querer a esa película tan estrambótica y psicodélica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: