The Mandalorian temporada 1: a favor y en contra

A favor, por Nitnaga.

Esta opinión que vais a leer es la de una persona que no es fán de la saga «Star Wars». Sí, he visto todas las películas, pero no he sido una persona que la haya seguido especialmente.

Considero que «The Mandalorian» es para este tipo de personas, las que no han empatizado con la saga inicial, pero sabrán apreciar una buena serie de acción ambientada en el universo galáctico. Obviamente veremos bastantes guiños y respeto a todo lo conocido en este amplio universo, pero si no eres fán puedes verla perfectamente, porque podemos y debemos disfrutarla como una obra individual.

the mandalorian art 1 con c cultura

La trama nos hace partícipes, como si de una aventura llenas de misiones principales y secundarias se tratara, ya que acompañamos a Mando (Pedro Pascal) en su camino de crecimiento y andadura como cazarrecompensas. Todo este recorrido enlaza con el nexo común, quién es The Child y qué quieren de él. Pascal en todo momento transmitirá corporalmente y a través de su voz todo el tipo de sensaciones que soporta el personaje, por lo que no ver su rostro no es algo importante. Un trabajo increíble, que personalmente me gustó mucho.

Los capítulos, de duración corta (no más de 40 minutos), están llenos de una grandísima calidad en trama, acción y efectos especiales, y algo muy a tener en cuenta, evitan el relleno, por lo que al verla se pasa en un suspiro. Al final de cada capítulo podremos apreciar el arte conceptual que repasa sus momentos más impactantes, sin duda un disfrute completo. Os recomiendo que cuando terminéis el capítulo admiréis esas auténticas obras de arte y cuidado con buscarlas antes de terminar la serie, porque contienen spoilers.

Todo aquel que guste de una serie de aventuras, quedará encantado con «The Mandalorian». Eso sí, para la segunda temporada espero más acción, más riesgo y más peligro.

En contra: por Ignacio Garrido.

Aunque la mayor parte de su audiencia se haya deshecho en elogios hacia ella, «The Mandalorian» no deja de ser un producto televisivo menor e irregular, cuya principal virtud es encajar de forma cuidada y simpática dentro del universo «Star Wars» en una época post «Retorno del Jedi» de la trilogía original, y hacerlo con una estética y personajes más cercanos en intenciones a «Una Nueva Esperanza» que a todos los sucedáneos fílmicos posteriores. Y si el fán de «Star Wars» se alimenta en su mayor parte de nostalgia, «The Mandalorian» vive y respira de ella, a sabiendas de no necesitar mucho más para existir.

El problema para el espectador que no sea un fán o que sea exigente con los productos que consume, es que la serie se queda muy corta en aspiraciones, alcance y resultados. Su argumento es la típica subtrama de un relato principal, con un protagonista al que se le aprecia carisma, pero que no llega a aprovecharse. Una suerte de «El Lobo Solitario y su Cachorro» de Koike y Kojima, adaptado a los suburbios de «Star Wars», que durante 8 capítulos que no llegan a 40 minutos cada uno, pasa de ser un prometedor recorrido por los bajos fondos de la vida de un mercenario de halo legendario, a un sucedáneo de «El Equipo A» en sus momentos más vergonzantes, hasta repetir al borde del aburrimiento sus -escasos- esquemas narrativos (recordando peligrosamente el síndrome «Lost» de ir y venir al mismo sitio sin pensar demasiado en ello), lo cual no dice demasiado de sus guionistas.

the mandalorian art 2 con c cultura

Es por ello que la brevedad de la serie juegue a su favor, ya que apenas tiene nada que contar. Los protagonistas, Pedro Pascal (que pone la voz y el gesto) y el bebe Yoda (probablemente el nuevo personaje de ficción más popular de 2019), resultan convincentes. Los secundarios, con la siempre estimulante Gina Carano a la cabeza (qué gran Big Barda tenemos en ella si alguien se anima a hacer una película de Mr. Milagro) seguida de Carl Weathers, Werner Herzog, Giancarlo Esposito y la voz de Nick Nolte en versión original, dan cierto empaque al conjunto, pero sus aportaciones no dejan de ser testimoniales dado su escaso calado y arco dramático. El CGI canta un poco en los capítulos iniciales, pero en general los efectos visuales están bastante conseguidos.

En realidad lo que se echa en falta en «The Mandalorian», es mayor ambición y profundidad. Tras «Juego de Tronos» (pese a sus dos últimas desnortadas temporadas), «Battlestar: Galactica», «Stargate: Universe», «Firefly», «The Expanse» o «Legion» -por citar tan solo algunos ejemplos de series de fantasía y ciencia ficción de mayor calidad- lo que aporta esta serie a la televisión es tan solo «Star Wars». Eso igual les vale a los fans, al resto aún tiene que demostrarnos mucho más. La segunda temporada ya está en camino, así que podemos darle un voto de confianza con la seguridad de que la cosa va a continuar nos guste o no, y nos podremos bajar del carro en cualquier momento mientras los fans se aseguran tenerlo en marcha durante mucho tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Leer entrada anterior
Logo Pixar Guía Disney+ Pixar - ConCdeCultura
Guía Disney+: Pixar

Nuestra segunda guía de Disney+, después de la de Marvel, es sobre Pixar. En este...

Cerrar