Un lugar tranquilo

Un lugar tranquilo

Si hay un género del cine con el que siempre hay una incertidumbre siempre presente, este es el del terror. Cada año salen muchos proyectos de esta índole, pero muchos no tienen el nivel que el público esperaría. Aún así, durante los últimos años estamos recibiendo proyectos en la gran pantalla que son dignos de admirar. Este es el caso de Un lugar tranquilo, dirigida por John Krasinski y protagonizada por Emily Blunt.

Antes de comentar nada de la película, quiero decir que no desvelaremos detalles ya que es aconsejable saber muy poco, lo más mínimo o nada; ofreciendo así una experiencia mucho más gratificante al verla. Pero yendo al meollo de la cinta, la trama gira alrededor de una familia que debe sobrevivir en silencio ante la amenaza de unas criaturas que son muy sensibles al sonido. El desarrollo de la película está centrado sobre todo en mostrar la forma de supervivencia de estos personajes, los cuales no necesitan una presentación como suele ser habitual. Los protagonistas son el propio John Krasinski que además de ser el guionista de la cinta, hace el papel del padre de la familia, y Emily Blunt de su mujer (estando casados ambos en la vida real, como curiosidad).

Noah Jupe y Millicent Simmonds son los encargados de interpretar a los hijos de este matrimonio. Con esta última actriz hay una curiosidad en su personaje que es muy destacable para los personajes, pero dejaré que seáis vosotros y vosotras quienes lo descubráis, ya que si no pierde emoción. Como dije anteriormente, cuantos menos detalles mejor. Un dato muy curioso y que ayuda mucho en este tipo de películas es la de generar incertidumbre en los espectadores. Se da información de forma escasa o casi nula, de forma que sea el propio público el que haga sus propias conjeturas e hipótesis para intentar adivinar lo que está ocurriendo, y lo más importante, porqué.

En cierto aspecto, esta película tuvo una pequeña polémica debido a que recuerda en parte a Calle Cloverfield 10, la segunda cinta de la franquicia Cloverfield. Se puede decir que se asemejan algunos aspectos, pero puedo asegurar que no tienen que ver nada una con la otra. Aunque es verdad que quien haya vea ambas repare en compararlas por esas similitudes. Personalmente a mí me ha parecido más un poco una mezcla entre elementos de Silent Hill y Wayward Pines, pero claro, es solo mi opinión.

Pero lo más importante que tiene Un lugar tranquilo es el silencio, generando desde el principio de la película una tensión constante que te hará permanecer en el asiento lo 95 minutos que dura. El tiempo «estándar» para películas de este género, que además en este caso no se hace ni larga ni corta. Está todo en su justa medida.

Los detalles en este aspecto están muy cuidados para ofrecer la mejor de las experiencias terroríficas. No obstante, hay que hablar que la fotografía y los escenarios hacen que el público se sumerja de lleno en lo que está ocurriendo, tanto que la tensión crece exponencialmente a los sucesos, llevándose sustos asegurados mientras intenta dilucidar lo que pasa. La verdad que no hay muchos escenarios, pero en el entorno en el que se mueve la película, hace que sea digna de tener un videojuego o un cómic incluso, ya que sería una premisa muy buena para este tipo de productos.

Así pues, recomiendo encarecidamente a todos los amantes del terror que vean esta película porque ponemos el listón de 2018 ya bastante alto. Grandes interpretaciones acompañadas de una buena e interesante trama, que harán que disfrutes mucho de la cinta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: